blog | 1 agosto, 2004

Criterios para una nueva gestión gubernamental (II)

ILE

Tercer criterio: Los grupos de presión, sin limitaciones a la democracia, hacen de la suya

La democracia ilimitada es un pararrayo de los intereses de grupos mercantilistas. Las minorías organizadas sacan provecho del poder cuando los gobernantes tienen facultades ilimitadas para otorgar privilegios y hacer de las economías privadas economías dependientes del estado. No puede, y de hecho, no debe ser una democracia dispensadora de privilegios. Si no fuera de otro modo la democracia ilimitada pone a una minoría a merced de la tiranía de la mayoría. Por ejemplo, una mayoría puede decretar la abstinencia sexual de los jóvenes de 21 años por que la mayoría considera que es inmoral la promiscuidad sexual. O una mayoría puede decretar que está prohibido pagar un salario por debajo de los S/.460.00 como lo es ahora en el Perú. No se hace más que ilustrar la violación que se cometen contra los derechos individuales de una minoría en nombre de la democracia.

Cuarto criterio: Los incentivos están presentes en toda acción humana

En todo comportamiento individual nadie deja de efectuar evaluaciones de costos y beneficios. Si los costos son mayores a los beneficios, la acción individual se detendrá. De igual modo, cuando los precios son altos en algunas mercancías, se presentan fuertes desincentivos para detener una acción de consumo. En cambio, cuando los precios caen las acciones de compra en el mercado aumentan. Esto es también aplicable al ámbito político. Cuando hay un candidato que ofrece fuertes beneficios a los votantes hay incentivos legítimos para votar por él. Hay que señalar que las evaluaciones costo-beneficio son subjetivas y privadas, por tanto, no es posible de manera objetiva realizar una evaluación desde “afuera” de los costos y beneficios de otros.

Quinto criterio: No hay almuerzo gratis

Es un término acuñado por Milton Friedman. Quiere decir que en toda acción humana –estatal y privada- hay siempre costos y beneficios involucrados. Todo curso de acción representa una opción sacrificada. Si se gasta en educación nadie se escapa del costo –o sacrificio asumido- debido que se ha destinado recursos a tal actividad económica y no a otra. Si hay educación gratuita para algunos otros pagan la factura o se sacrifica la oportunidad de emplearlo para actividades de consumo, ahorro o inversión. Es un costo inevitable de la ley económica de la escases.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes