blog | 19 enero, 2002

Cuídese de los políticos y expertos

ILE

Cuando alguien mucho le halaga y adula a Usted, ¿no sospecharía que algo quiere sacarle?. Bueno, así son los políticos demagogos, le dicen al pueblo que es noble, sabio, (“que nunca se equivoca”), único, ¡el mejor del mundo…!

Los políticos siguen su propio interés, igual que nosotros. Aunque “vivos” como siempre, en su mayoría son muy ignorantes, igual que nosotros. De eso no podemos culparles. Pero su ignorancia se hace voluntaria, cuando se niegan y resisten a aprender. De esa terquedad sí son responsables. Si aprendieran, sabrían que las naciones no necesitan estatismo. Porque no hace falta un Estado para “promover”,»incentivar» «ayudar» actividades económicas y sociales; más bien se convierte en un estorbo. Pero los políticos saben que así se les acabará su negocio. Por eso no aprenden: porque no quieren.

Por el otro lado, los constitucionalistas y juristas, que no saben economía, prescriben constituciones y leyes estatistas, que impactan en la economía destruyéndola. Los economistas, en general, no saben leyes, y también creen que las estatistas son las únicas que hay.¿Y los sociólogos (y politólogos)?. Casi ninguno sabe algo de algo, excepto la jerga de lo «social», sonora, pero hueca, con la cual impresionan. ¿A quiénes?. A los políticos. ¿Y los periodistas?. Tampoco saben nada de nada, y terminan por entrevistar a los políticos estatistas de siempre.¿Y los astrólogos, tarotistas, y videntes?. Así continua el circo y nadie les explica con la verdad. ¿Y las opiniones del pueblo?. Viendo los resultados, el pueblo se ha equivocado tanta veces, al elegir presidentes, que debería comenzar a preguntarse por que se equivoca tanto.

El estatismo es el fraude que comienza con “te vamos a dar salud y educación, y vivienda, etc.” Los gobiernos fracasan por sus leyes e impuestos estatistas; pero a Ud. no le dicen la verdad. Mucha gente abuchea y protesta contra el mismo presidente populista o dictador a quien ayer aplaudió. Por eso Ud. terminó por elegir a Alan García, Fujimori y Toledo. Sin embargo Ud. cae en contradicciones aún peores: quiere el estatismo -porque espera los regalos del Estado-, pero no quiere sus graves consecuencias: corrupción, desempleo, desinversión, inflación y carestía, etc. No sabe que las promesas estatistas (“salud y educación gratis”, “vivienda barata”, etc.) son irrealistas, irrealizables, demagógicas … puro cuento. Sin embargo con el estatismo el Gobierno pasa de ser tu servidor a ser tu amo.

Pero hay solución: no se aferre tercamente a las explicaciones falaces (como hacen ellos …). Ponga algo de su parte: deje la terquedad y aprenda; no haga como los políticos. No anhele un régimen estatista sino exija un nuevo régimen político. Por eso comience a cuidarse de políticos como Alan García, Toledo, Lourdes Flores y Andrade, no vaya a ser que lo intoxiquen con más de sus argumentos falsos y termine por elegirlos una vez más.

Por José Luis Tapia, Director deILE.

Entradas Recientes