blog | 15 julio, 2012

El despotismo de los gerentes

ILE

Los trabajadores deben sentir cierto rechazo a los gerentes déspotas. Son aquellos que abusan del poder que se les ha sido otorgado por la junta de directores o por el Chief Executive Officer. Creen que su legitimidad se basa en el titulo de su cargo. El problema que percibo es que la ideología del poder ilimitado perjudica a la empresa y en especial a los trabajadores.

Los sindicatos tendrían mucha razón sin en lugar de hacer política en las calles lo hicieran dentro de la organización buscando mecanismos que limiten ese poder. Podría comenzar con construir un periódico mural en las instalaciones de la empresa donde se expongan con altura las críticas al abuso que sean intelectualmente provocador para la gerencia y conteste en los mismos términos de decencia.

Los trabajadores no deberían cometer el error de tener un sindicato que combata el despotismo sin el uso de la razón. Los sindicalistas deberían estar más de acuerdo en prepararse intelectualmente que rechazar los argumentos gerenciales por medio de la violencia. Como ellos han sido educados con alto rigor en universidades los lideres sindicales también deben demostrar que tienen argumentos tan rigurosos como del poder desconcentrado del liberalismo clásico. Es una ideología que tiene doctrinas intelectualmente serias con evidencias en el mundo que la administración como ciencia.

La ideología del control gerencial está causando mucho daño a la imagen de la empresa como institución capitalista. Gerentes déspotas que actúan como los dictadores comunistas en Cuba, Corea del Norte, Venezuela, y China pueden ser remplazados por gerentes que sean elegidos por los mismos trabajadores, en una elección democrática y libre donde los dueños de la empresa sean los garantes del proceso.

Creo que los dueños son los principales interesados en tener un organización mucho más rentable con un ambiente laboral de trabajadores libres y creativos que una organización jerárquica, controlada, de procedimientos y reglas que produce impuestos de gestión, resultando ser una empresa menos rentable y costosa.

La innovación gerencial debe partir por cuestionar el paradigma que a mayor control mayor rendimiento y estado de ánimo de los trabajadores. La ideología de la libertad ha contribuido a sacar del poder a cientos de dictaduras comunistas en el mundo. ¿Por qué no hacerlo con nuestros gerentes déspotas? Creo que los propietarios se habrán deshecho de un profesional cuyas estrechas visiones gerenciales le están costando muy caro a sus bolsillos.

Por ello, los partidarios de la libertad deben seguir bregando para que este último bastión llamado gerencia no se siga contaminado por las ideas del control.

Un paso más es necesario que den los sindicatos contra el despotismo gerencial utilizando la argumentación liberal, donde nuestras empresas parecen ser más cárceles que organizaciones de la libertad.

 

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

 

Entradas Recientes