blog | 22 octubre, 2004

El Poder Judicial es primero

ILE

Nadie pensaba que tanta polémica iba armarse con la resolución del juez Zamalloa. Pero otro magistrado envalentonado como el Presidente de la Corte Superior de Lima le dice “sumiso” a Carlos Ferrero por su sometimiento a mandatarios como Fujimori y Toledo. Y para no quedarse atrás, nada menos que el Presidente del Poder Judicial, don Hugo Sivina, ha demandado al Poder Ejecutivo por no cumplir con la constitución. Ojalá que el debate no se relaje a los niveles insoportables del Congreso.

Entre tanto, Kuczynski en su peculiar estilo dice que no hay “caja” para atender los legítimos reclamos del Poder Judicial. Si no tiene ingresos, entonces ¡que venda Tans, Petroperú, Agrobanco, y las otras 40 empresas estatales más, para asi obtener miles de millones de dolares como lo es la industria privatizadora en Chile!.

Pero la incomprendida situación de la judicatura me viene a la mente que quizá las cosas las estemos pensando al revés y por eso explica en parte que no haya equilibrio de poderes. Por ejemplo, en la época medieval, un milenio oscuro, sin ideas, sin derechos individuales, culminó con la revolución gloriosa en Inglaterra en 1649 con las 19 “propositions” que obligó al Rey Carlos I arrodillarse ante Poder Legislativo, en ese entonces recién creado. Esto significó el reconocimiento de facto que el sistema legal era independiente de la corona. Mientras que por el otro lado el control de la ley pasaría a manos de los jueces, liderado por el magistrado Edward Cook quien consolidó la jurisdicción de la ley a manos del nuevo Poder Judicial, es decir, la separación plena del poder político del poder jurídico.

Por eso que la historia nos indica a los liberales que el primer poder de cualquier república bien constituida es el Judicial, luego el Legislativo, y por último, el Ejecutivo. ¿Acaso los hechos no demuestran que la importancia atribuida injustamente al Ejecutivo y Legislativo han traído más costos que beneficios?. De ahí que no sea nada raro el comportamiento desdeñero, fascista y provocador del Ejecutivo contra los magistrados. Si el primer ministro Ferrero exige resultados al Poder Judicial, debe antes explicar al país si los tristes resultados obtenidos hasta ahora en el mercado del transporte aéreo no le está indicando que las políticas del Ministerio de Transporte estén generando altisimos sobrecostos a las líneas aéreas locales aparte de los frondosos trámites y regulaciones que hacen inviable el desarrollo del sector de transporte aereo, tal como lo ha señalado recientemente Carlos Palacín, un experto en este sector.

Ninguno de los vicios del Poder Judicial son atribuibles a dicho poder, son más bien consecuencia de la involución histórica que lo ha llevado a la opresión absoluta de parte de los otros dos poderes. Lo han convertido en un órgano y no en un “poder” efectivamente como tal. El dia en que este poder sea neutro –osea no político- los ciudadanos estaremos sumamente protegidos del estatismo del poder Ejecutivo y Legislativo. Para los liberales un Poder Judicial es nuestro primer poder. El poder de los individuos libres. El poder que nos defiende del otro poder avasallador dada su naturaleza violenta como lo señala el recordado liberal Murray Rothbard.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

 

Entradas Recientes