blog | 28 mayo, 2005

El socialismo contra la minería

ILE

El presidente de la SNMP, Carlos del Solar, ha dicho que Conacami ha estado detrás del ataque a la minera Tintaya. Pero se ha olvidado que son las ideas las que estan detrás de las acciones humanas. Si no hay ideas no hay acción, y las ONG socialistas son las que infunden -como dice Ludwig von Mises- el odio contra la riqueza creada por la empresa privada.

Estoy completamente seguro que los sucesos contra la expoliación a las mineras –sean regalías, ataques, incendios— no son una casualidad, sino una campaña orquestada desde el socialismo internacional a través de su red de Ong’s más reaccionarias en el Perú. Como todos andan distraídos mirando los síntomas casi nadie ataca sus causas. Tanto los mineros como el Ministerio de Energía y Minas creen que elaborando más proyectos de beneficiencia a las comunidades cercana a los yacimientos van a eliminar el poderoso virus del socialismo. Si se hace un inventario realista, todo lo que finalmente piden estas comunidades manipuladas por las ONG izquierdistas, es más dinero en épocas de alta bonanza económica. No niego que toda actividad económica no esté exenta de conflictos, pero me parece realmente demasiada coincidencia que los conflictos hayan aumentado precisamente en el periodo en que los precios de los metales sean los más altos de la historia económica. Como he dicho en reiteradas ocasiones, el socialismo chantajea a su reverenda gana a la empresa privada a través de sus “stakeholders” quedando los empresarios prácticamente desarmados intelectualmente por aceptar dogmáticamente el concepto de la “responsabilidad social empresarial”. Ahora los empresarios mineros deben pagar las consecuencias de su tremenda irresponsabilidad en financiar al socialismo asolapado en ONG, pues ni cumpliendo con la “responsabilidad social” han logrado sacarse del camino -como ellos creían- a las comunidades, y ONG como Oxfam y Conacami. Lamento decirles que no hay forma de parar este incendio provocado por ustedes.

En cuanto a las ONG socialistas, que duda cabe de sus buenas intenciones pero sus soluciones son tan inmorales que en lugar de promover la prosperidad de las comunidades terminan por ayudar a acentuar y perpetuar la pobreza por medio del estatismo que impulsan ciegamente. Es hora que los empresarios mineros con un mínimo de inteligencia no sigan el juego del gato y el ratón, sino que estratégicamente deben de dotar de recursos al pequeño movimiento capitalista liberal que todavia existe, y que es su tabla de salvación, para combatir al estatismo opresor y asegurar sus inversiones en el futuro.

Por Jose Luis Tapia, economista y Director del Instituto de Libre Empresa.

Entradas Recientes