ÚLTIMAS NOTICIAS

20 mayo, 2004

«Es necesario un nuevo contrato social entre Estado y ciudadanía” [FOTOS]

Asegura que condiciones para que exista una Asamblea Constituyente ya están dadas.

Lima, Perú, 20 de mayo de 2004.- Las ideas liberales del economista José Luis Tapia Rocha sin lugar a dudas crean polémicas. Es el único que plantea que el Poder Judicial debe ser el primer poder del Estado, que no debe existir régimen económico en una nueva Constitución y que no debe haber educación ni salud pública. Tapia Rocha tiene ideas de vanguardia que pueden llegar a convertirse en la salida que el país necesita.

Por Luis Ojeda Espinoza

– ¿Es necesario un nuevo contrato social entre el Estado y la ciudadanía?

Sí, creo que es necesario. Ya están dadas las condiciones. Se han probado diversos   mecanismos para que el presidente Toledo pueda resolver su ingobernabilidad y no han dado resultado. Esto fue propuesto básicamente por los partidos políticos tradicionales, quienes son los beneficiarios del status quo. La situación ha cambiado a partir del problema de Ilave y ahora se está viendo que las condiciones para una Asamblea Constituyente son ya las propicias. Ya están abiertos los canales para el debate y el cambio.

– ¿Qué aspectos debería contener una nueva Constitución?.

Básicamente, debería tener dos partes. La primera de índole dogmática, donde esté la declaración de derechos de los individuos, con tres ejes fundamentales: libertad, propiedad y vida. En una segunda, debería estar la organización del Estado, la cual debe expresar tres principios sobre el gobierno limitado a sus funciones naturales, como son seguridad, justicia y obras de infraestructura. Cualquier otra función que desarrolle la nueva Constitución, desde el punto de vista liberal sería inapropiada, pues interferiría con la interacción de la gente.

– Sería, entonces, una Constitución de pocos artículos y muy fácil de aprender…

Por supuesto. La gente sabría más rápido cuáles son sus derechos. Muchos peruanos no saben hoy que dice su Constitución. Con poco articulado se precisa muy claro lo que tiene que hacer el Estado…

– ¿…Y qué tendría que hacer el Estado?

El modelo de estatismo está haciendo agua, se está poniendo como víctima y no tiene nada de raro que la democracia ande de tumbo en tumbo. La democracia está limitada por el estatismo, que es la inacción del Estado en sus deberes. Hay autoridades, pero el problema es que no funcionan, no dan seguridad, no dan justicia y las carreteras no funcionan. No cumplen con sus funciones naturales de represión, justicia y obras de infraestructura, ni tampoco con las antinaturales, como son la salud y la educación.

– Al liberalismo se le acusa de querer eliminar la Educación y la Salud pública. ¿Esto es cierto?.

En un nuevo Estado, el liberalismo es la vía para la abundancia. Dicen que los pobres van a perder educación y salud, pero si los pobres no tienen ahora ni educación, ni salud, no tienen nada…¿qué van a perder?. Si quieren una vía para la abundancia, para la prosperidad, para la paz, se debe optar por el liberalismo.

– Justamente, una nueva Constitución es para precisar cómo debe estar organizado el Estado…

Es para limitar al Estado. Es la “Ley Madre” que dice que es lo que el Estado debe y no debe hacer. Para nosotros, el Régimen Económico no debería existir en una nueva Constitución. No debería precisarse el papel del Estado en la banca, en la agricultura. No habría régimen laboral. Para nosotros la Educación es una actividad económica, que la quieran hacer pasar por social es otra cosa; igual que la Salud, que no tiene que estar en manos del Estado. En un orden liberal la gente si va a poder pagar su salud y su educación.

– ¿Cuál sería el mejor mecanismo para convocar a una Asamblea Constituyente?

En una eventual elección para una Asamblea Constituyente, los partidos van a colocar a sus candidatos y buscarán hacer una Carta Magna que defienda el ‘status quo’. Podrán crear una Constitución como la del 79 ó la del 93 y no ha cambiado nada. Sería interesante tener una mesa donde estén representadas todas las tendencias ideológicas, sin exclusiones y esa mesa, de repente, tendría que establecer los procedimientos sobre cómo deberían llevarse a cabo los debates sobre la nueva Constitución.

¿…Y cuál cree que debe ser la salida para el país?

Lo que se llama aquí neoliberalismo es una nueva forma de estatismo. Reemplaza las viejas y groseras intervenciones, por nuevas intervenciones, pero con la eficiencia liberal para confundir. O sea, el enemigo se disfrazó de liberal para engañarnos a todos. El liberalismo es un partido del pueblo, no un partido para los ricos. ¿Quiénes quieren mantener el ‘status quo’?. Los grandazos, los gremios, la gente que se abraza con el presidente. Ellos quieren que las cosas se mantengan tal como están . Lo que ha encontrado el liberalismo es que el principal enemigo son los capitalistas, porque ellos financian a los partidos que van contra el liberalismo y son mercantilistas. Ponen dinero en los partidos tradicionales, los sostienen para que no cambien las reglas de juego y no quieren cambiar, porque ellos están ganando dinero. El liberalismo es la salida para el país.

«MALAS LEYES REPRIMEN LA CREACIÓN DE RIQUEZA» 

– ¿El movimiento liberal participaría en un nuevo Congreso?

Los liberales deben ingresar al Congreso para derogar leyes. ¿Qué es lo que está volviendo pobre al país?. Las leyes. Esa es la encarnación del estatismo. Las leyes sirven para instrumentalizar el deseo del estatismo. En el Perú se han dado unas 28,800 leyes, aparte de las normas que desarrolla el Ejecutivo. Son tantas las leyes que existen que han reprimido la creación de riqueza, entonces cuando se derogan las leyes es como quitarle una camisa de fuerza a los pobres. El liberalismo está hecho para los pobres, no para los ricos. Es para la gente que quiere el cambio, cuando se produce esta derogación de leyes habrá el efecto que llamamos de la “explosión productiva”, que es el descenso drástico de los costos de producción y de los costos finales, y ese descenso significará el aumento del poder adquisitivo de la gente y eso ya es prosperidad.

– ¿Sólo derogando leyes podremos caminar al desarrollo?

Al derogar leyes caminamos hacia la recomposición del sistema político. El Poder Judicial se convertiría en el primer poder del Estado. El segundo poder lo ocuparía el Congreso de la República y el último poder del Estado sería el Ejecutivo. Invertimos todo. Ahora el Poder Judicial es el último y pasaría a ser el primero. Como el sector privado y el propio Estado siempre van a tener conflictos, se necesita un efectivo sistema adonde acudir para hacer justicia. Aumentarán los conflictos y el poder que más se va expandir del Estado será el judicial.

Fuente: diario Expreso (www.expreso.com.pe) el jueves 20 de mayo de 2004, pag.A5.

Otras Noticias