blog | 8 octubre, 2004

Hace falta un Cristoforo Colombo

ILE

El 12 de octubre próximo se celebra la fecha en que América se abrió paso a la civilización gracias a la perseverancia y el individualismo de un genovés llamado Cristoforo Colombo (Cristobal Colon) en su travesía marítima por el Atlántico para vencer la ignorancia de aquellos que creían que la tierra era plana.

En la primera ocasión en que pidió al rey portugues, Juan II, en 1483, para que le financiara el viaje hacia el Atlántico, éste rechazó el plan por falta de visión y coraje. No vencido por este primer cierrapuertas, Cristoforo acudió a los monarcas españoles, Fernando e Isabel, con el mismo propósito y manteniendo férreamente sus convicciones que la tierra no era plana sino redonda. No obstante que los reyes estaban tan ocupados y gastados en su guerra imperial contra los moros en Granada, Cristoforo no se amilanó cuando le comunicaron que no tenia fondos. Colombo no cansado de tantos “nos” fue hablar con Enrique VII de Inglaterra, y también le negó el financiamiento para su plan. De igual modo, le sucedió con el rey de Francia.

Pero Cristoforo no cejo en sus convicciones. Cerca de diez años tuvo que esperar para que la reina Isabel lo llamara y suscribiera el plan de recorrer el Atlántico a manera de celebración por el triunfo contra los moros. Fue así que Cristoforo izó la velas el 3 de agosto de 1492 y se embarcó hacia una riesgosa pero prometedora experiencia. Nada menos fue quien más tarde sería el primer europeo en llegar a las Indias occidentales un 12 de octubre de 1492 y cambiar para siempre el curso de la historia en América. Fue tanto el impacto que tuvo respecto de la pobreza que reinaba en ese entonces, que se regresó a España para traer 17 embarcaciones y 1,500 hombres con ganados y otros equipamientos para asentarse definitivamente.

Creo que este hecho tan significativo para la civilización de América, no opaca de ningún modo la gesta individualista, libre y heróica de Cristoforo. Y es que arriesgó todo sin saber que llegaría a cumplir con sus sueños y convicciones. Creo que si cada liberal diera un paso al frente tal como lo hizo Cristoforo cambiaríamos definitivamente el curso de la historia en el Perú.

Por Jose Luis Tapia, Presidente de Instituto de Libre Empresa

Entradas Recientes