blog | 15 abril, 2004

Hiperinflación legislativa

ILE

Después de haber conocido que nuestros parlamentarios plagian sus proyectos de ley de sus colegas en otros países, los reflectores de la opinión pública han descubierto los defectos de nuestro Congreso. A decir de los propios congresistas, quienes alardean del número de proyectos presentados, entienden que el Congreso es más productivo mientras más leyes aprueba. Asi tenemos congresistas líderes en la hiperproducción legislativa como Xavier Barrón del PPC con 155 proyectos aprobados, le sigue José Luis Delgado del Apra con 128 y Luis Alva Castro del Ahora con 121. La pregunta redonda es: ¿Qué se ha logrado con tanta leyes aprobadas?, ¿El Perú está mejor que antes?, ¿Somos un país rico, ordenado con justicia y paz?.

El error intelectual de los congresistas es creer que su ley es sinónimo de justicia. Aprueban leyes absurdas como el del medio pasaje, de las trabajadoras del hogar, del químico farmaceútico, de la obstetriz, del odontólogo, entre otras, que más que arreglar la economía crean conflictos entre empresarios y trabajadores, y deslegitima la ley por completo. Mas allá de criticar el plagio, la deshonestidad o la falta de ética de los congresistas, se trata de entender que las leyes no mejoran la realidad; la empeora haciendo al país más pobre, violento y desordenado.

No debemos perder de vista que el único fin de la ley es la de organizar colectivamente a la sociedad para defender legítimamente nuestros derechos individuales como escribió Bastiat en su opúsculo “La Ley”. Cuando se sale de este carril, nuestro sistema jurídico se politiza. Como señala el constitucionalista Jorge Astete Virhuez en su libro El Poder Neutro: “La única garantía que la ley mande está en que ésta se separe de la esfera política de los poderes del Estado; es decir, que el sistema jurídico quede no sólo separada de los poderes políticos, el Ejecutivo y Legislativo, sino que quede anclado en su propio reino”.

Hace un tiempo un amigo liberal me decía medio en broma que “…si Al Qaeda quiere realmente hacer daño a los EE.UU. no se debe tomar la molestia de planear ciudadosamente durante meses atentados terroristas, sino que debe enviar a todos nuestros congresistas con sus leyes a los EE.UU. y verás como en menos de 2 años ese país se destruye solo”.

Por José Luis Tapia, Director de Instituto de Libre Empresa

 

Entradas Recientes