blog | 6 mayo, 2004

La expoliación de las regalías mineras

ILE

El Ministro de Energía y Minas, Jaime Quijandría, ha señalado que su proyecto de ley sobre las regalías mineras no va a afectar más allá del 40% de la producción actual. El proyecto enviado al Congreso ha considerado una serie de rangos, desde 0% a 3% según como varie los precios de los minerales. Sin embargo, va tener que competir con otros 11 proyectos más en la Comisión de Energía y Minas, donde se va discutir el grado de expoliación a las ganancias mineras con el fin de proporcionar más ingresos al Estado. Ninguna autoridad del Ejecutivo ha señalado cuántas empresas saldrán afectadas por este nuevo tipo de impuesto.

El gremio de la SNMPE debiera entender que en un país tan estatista como el nuestro es normal que se castigue con más impuestos a un sector tan próspero como es la minería. No debe extrañar que congresistas como Alejandro Oré tome el proyecto del Ejecutivo como una ofensa, como un “engañamuchachos”, por que entiende que este proyecto de ley busca atenuar los daños que se le inflingue a la rentabilidad del sector minero. De ahí que en la Comisión de Energía y Minas se esté armando todo un festin de argumentos a favor del ambientalismo, comunitarismo, y socialismo de las ganancias, con el objetivo de sacarle más dinero a los empresarios y distribuir dichos fondos adicionales para las regiones. El Ministro Kuczinsky ha señalado que la mitad de los US$341 millones que se piensa recaudar por regalías serán destinadas para obras de infraestructura.

Claro que posiciones como la del Ejecutivo son insostenibles al pretender defender su proyecto diciendo que “este tema hay que analizarlo con números”, pero se olvida que lo importante no son los números sino la naturaleza del gasto estatal que va financiar este nuevo impuesto. De igual modo, el presidente de la SNMPE no encuentra mejor argumento que indicar que le gustaría saber “cuántos impuestos aportan sectores como el agrícola e industrial, sin considerar el ISC de la cerveza”. En ambos casos pierden perspectiva enjuiciando utilitariamente el número y monto del impuesto pero no su naturaleza expoliatoria. Por eso entendemos la contradicción del modelo neoliberal cuando el Ejecutivo solicita al Congreso un crédito suplementario por que no todavía no sabe qué hacer con los ingresos adicionales obtenidos por el ITF y el IGV.

No hay causa justa contra las regalías si no apelan al juicio moral de la opinión pública. No deben olvidar que a los mineros les asiste -como a cualquier otra actividad empresarial- el derecho moral a obtener altas ganancias. En cambio, si discrepamos que la mineria sea uno de los pocos sectores privilegiados con los convenios de estabilidad tributaria o con nuevos incentivos como recomienda un funcionario del JP Morgan. Los convenios o cualquier incentivo tributario deben extenderse a todos los sectores de la economía sin excepción a fin de protegerlos frente a la expoliación fiscal del estatismo neoliberal.

Por Jose Luis Tapia, Presidente de ILE.

Entradas Recientes