blog | 3 junio, 2005

La gran estafa

ILE

Felizmente la historia se ha encargado en desnudar por completo al socialismo en los noventa. Lejos de ser una ideología auténticamente combativa y principista contra el capitalismo liberal, se ha vuelto un gran estafador de expectativas ciudadanas. Antes se sabía que el socialismo quería con ferocidad apoderarse de los medios de producción utilizando procedimientos expropiatorios.  Tenemos al dictador socialista Velasco Alvarado, consecuente con dichos principios. Asimismo, el socialismo quería una sociedad de proletarios sin clase y sin riqueza obscena. ¿Qué es ahora el socialismo?. Es una ideología que ha abrazado al “neoliberalismo” traicionando el corazón de millones de socialistas bien intencionados.

Su discurso felón habla de economía de mercado, inversión privada, globalización, y democracia participativa. Sus programas de gobierno, al igual que los “neoliberales”, defienden el Consenso de Washington; impuestos altos, ultra regulaciones, derechos antidumping y aranceles, equilibrio fiscal, baja inflación, regionalismo abierto, y equilibrio macroeconómico. Pero para nada hablan de expropiaciones, nacionalizaciones, y estatizaciones, pues claro, al traicionar sus principios, no le queda otra que estafar a sus votantes antes que perder la mamadera del poder.

Creo no equivocarme que la tarea pendiente de los liberales será la de identificar quién es un socialista felón y denunciarlo ante la opinión pública de inmoral. Si volviera del más allá Eudocio Rabines escribiría de nuevo su libro “La Gran Estafa” pero esta vez denunciando que el socialismo es el gran travesti de la era de la globalización. Por que en lugar de mantener sus principios incólumes, los negocia en los predios del FMI y Banco Mundial disfrazándose de “neoliberal” para no perder poder político en el mundo.

Pero la inmoralidad del socialismo no tiene límites. Más allá de reconocer con humildad que su ideario es redistribuidor de la pobreza insiste en estafar a sus electores con que es una salida decente para el Perú. Sigue engañando a millones de peruanos con que una vez hecho gobierno desaparecerá la injusticia, será misericordioso con los pobres, y que no será pecado robar la libertad y la propiedad privada de los peruanos.

En verdad como liberal quisiera tener en frente a un socialismo verdaderamente macho con quien combatir sus principios estatistas, pero los residuos morales que acaso le quedan, solo le esta sirviendo para disfrazarse de “neoliberal” a fin de no perder la mamadera estatista. ¡Que pena!

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes