blog | 9 septiembre, 2019

Libertad de economía popular

ILE

Por José Luis Tapia Rocha, Director General de ILE, Economista, Profesor universitario, Presidente del Centro de Liberalismo Clásico, Vice Presidente por Perú del Foro Liberal de América Latina y Promotor del Partido Devolución.

Los empresarios informales están en rebelión hace décadas.

Su enemigo no solo es el estatismo, sino también los empresarios formales.

Estos últimos, no entendiendo el mal que produce el estatismo, colaboran con denunciar a los informales.

Es una guerra de todos contra todos.

Y no son pocos los empresarios informales, sino millones!!.

No es posible que millones anden equivocándose siempre, es que las reglas del mundo formal son las que están mal.

¿Qué debería hacerse al respecto?.

Mi sugerencia es que a los empresarios informales se les ayude a entender que son la mayoría y que ellos son una fuerza económica en rebelión contra el estatismo.

Autores como Bastiat y Hayek siempre han impulsado un tipo de marco legal más amigable con la realidad económica, más cooperativa y pacífica.

Así como este libro te ayudará a tomar una posición más realista, de igual modo tienes a los empresarios informales como tus aliados poderosos del mercado libre.

Esta rebelión contra el estatismo se sigue agravando.

Basta solo decir que el contrabando es una figura informal que está en el corazón de las fronteras, que debería ser revindicado por llevar mercadería baratas de un lado a otro, sorteando aranceles y controles administrativos.

Las prohibiciones no sirven de nada solo intentan desalentar sin éxito la libre empresa.

Ningún contrabandista sea grande o pequeño siente escrúpulos porque considera que está sosteniendo económicamente a su familia.

No cree que esté haciendo daño a alguien en particular.

Sin embargo, el estatismo quiere hacer mala propaganda como si el daño al país fuese a una persona cuando en realidad son a sus jugosos ingresos.

El economista argentino Benegas-Lynch señala a eso hipóstasis.

Este concepto dice que se le pretende dar vida propia a un colectivo distinto de sus integrantes.

Nadie en particular sale dañado, solo el estatismo, que sale mermado sus ingresos.

La rebelión contra el estatismo es la insubordinación contra las regulaciones manifestadas en licencias, autorizaciones, permisos y requisitos.

Es una rebelión moral contra el estatismo que pone en riesgo la vida de millones de personas trabajadoras.

Nadie, ni el propio gobierno tiene la autoridad moral de exigir un permiso a otra persona para ganarse la vida como comerciante o empresario.

¿O acaso estamos en una suerte de esclavismo del siglo XXI?

Desde la perspectiva de la libre empresa nadie tiene el derecho de impedir a otro que se gane la vida usando la prohibición, control o la fuerza.

Cuando digo la fuerza me refiero que la organización estatal tiene a un ejército de policías dispuesto a aplicar la fuerza bruta si no haces caso en obedecer el procedimiento y requisitos exigidos.

El estatismo aparte de ser inmoral es incoherente.

Se le pide a las empresas inversión, competencia, calidad, precios bajos, y al mismo tiempo impone altos impuestos, frondosas regulaciones y prohibiciones.

Así pone en desventaja a la libre empresa en términos de precios, calidad, y competitividad con el resto del mundo.

Encima, el estatismo crea planes productivos, entidades de la competitividad, clusters, centros de innovación, pero no propone nada que sea rebaja de impuestos y eliminación de regulaciones.

Solo proponen articulación de cadenas de valor y uno que otra facilidad administrativa.

La rebelión no es solo de empresarios, sino de trabajadores.

Hay dos tercios de la población económicamente activa (PEA) que están en la informalidad por la actual legislación laboral.

Solo favorece a una minoría de trabajadores.

Si las microempresas tuvieran que cumplir con la actual legislación desaparecería por aumento de costos y precios y aumentaría así el desempleo.

Gracias a estos empresarios rebeldes es que la PEA informal encuentra ingresos.

Gran lección moral que dejan estos empresarios libres a la opinión pública.

Si te parece útil, comparte este articulo.

Entradas Recientes