blog | 9 septiembre, 2019

Libertad de estado de derecho

ILE

Por José Luis Tapia Rocha, Director General de ILE, Economista, Profesor universitario, Presidente del Centro de Liberalismo Clásico, Vice Presidente por Perú del Foro Liberal de América Latina y Promotor del Partido Devolución.

Los gremios empresariales son organizaciones que defienden intereses pero no principios.

Y eso está bien. Identificarlos y saber su naturaleza aclara el asunto.

¿Qué podemos decir del ecologismo?

Es un movimiento de preocupación legítima por la naturaleza pero la mayoría de sus integrantes piensan en soluciones opuestas a la propiedad privada de los recursos naturales y al mercado libre, pero son muy favorables al control estatal sobre las industrias.

Estos dos movimientos son peligrosos.

Son aliados del estatismo porque muchas veces manipulan información vital para crear medidas estatales restrictivas de la libre empresa.

Le demandan al estado más control y eso le da poder sobre el sector privado.

Ambos alimentan el influjo del poder.

Y con ello aumenta el presupuesto estatal, es decir más impuestos y regulaciones, pero desconfían de soluciones privadas que puedan surgir de los derechos de propiedad.

Los gremios empresariales son poderosos aliados del estatismo por que intercambian favores; le dan soporte económico y político al gobierno de turno.

Es muy raro que este gremio proponga medidas de libre empresa, son empresarios oprimidos por falta de propiedad privada.

Si lo hay, es más por convicción personal del líder; pero su naturaleza es la defensa de intereses de sus asociados.

Cuando los gremios solicitan al estado mayor competencia lo hacen para entrar a los mercados, pero una vez que están dentro, avalan las regulaciones estatales para frenar la libre competencia.

Es claro que toda empresa aspira a ser monopolio.

Como todo gremio empresarial tiene ADNs anti competencia pierden las empresas que buscan libertad.

Las prácticas de estos gremios revelan su apoyo al actual esquema regulatorio y tributario más que una normatividad generalista, abstracta y no reglamentarista.

Lo único que exigen es institucionalidad de las normas, predictibilidad, pero nada de reformas.

Hay que prestarle mucha atención a los gremios empresariales puesto que si le va bien en una dictadura defenderán y se harán amigos del régimen.

Si al estatismo se le ocurre algún plan industrial es contra natura que el gremio industrial se oponga. Si eres un liberal o empresario libre te opondrías sinceramente.

En cambio, este gremio va alentar al gobierno que continúe con el plan y ver qué medidas pueden ser coincidentes con sus intereses; subsidios, exoneraciones, y créditos.

Los gremios empresariales tienen líderes sin formación liberal por ello se explica por qué sus asociados hacen donaciones a organizaciones no gubernamentales anti capitalistas.

Lo hacen para que no los molesten con sus inversiones más que por la convicción de sus agendas.

Los asociados financian las dependencias alimenticias, educativas y salubridad de estas organizaciones.

Pero no invierten en la mente de los pobres para que no sean oprimidos por el estado.

No invierten en programas de valores capitalistas como la libertad, propiedad privada y mercado libre porque sienten vergüenza.

Y esto se debe a que su propia formación educativa los han desarmados intelectualmente contra el socialismo y altruismo.

No financian iniciativas capitalistas liberales que propongan mayor competencia.

Sus ejecutivos han sido formados en escuelas de negocios con ideas regulatorias del mercado.

Prefieren sacrificar su ayuda a las instituciones liberales para mantener buenas relaciones con el gobierno y la izquierda que los coacciona.

Los empresarios rara vez opinan como liberales.

No tienen criterio de defensa capitalista y sienten culpa por sus altas ganancias.

Los empresarios informales de la calle consideran a estos empresarios formales como amigos del gobierno.

Millones de ellos se auto consideran como trabajadores de la calle.

No se identifican con estos empresarios de cuello y corbata por que se toman foto con las autoridades del gobierno en almuerzos, foros, congresos, ferias, y en inauguraciones de fábricas y plantas industriales.

¿Y qué te puedo decir de los ecologistas? Bueno, preocúpate de aquellos que sostienen soluciones que sean únicamente de conservación, pero nada de aprovechamiento.

Estoy seguro que son izquierdistas camuflados bajo el ropaje de ecologista.

En cambio, los ecologistas de libre mercado como Terry L. Anderson, Jane Shaw, y Donald Leal del PERC.org te van a proponer soluciones de privatizaciones de los ríos, lagos, bosques, mares, y cuanto recurso natural se pueda privatizar para que tengan millones de dueños por todo el planeta.

La teoría económica te enseña que cuando los recursos de la naturaleza están administrados por el estado no tiene el incentivo necesario para cuidarlo mejor que los dueños privados.

Las organizaciones ecologistas más peligrosas son los histéricos a punto de proponer extinguir el capitalismo y volver al Jardín del Edén.

Ellos son partidarios de los convenios internacionales como Kyoto y CITE y presionan en foros internacionales como el COP de las Naciones Unidas por medidas estatistas.

Estos ecologistas pueden adulterar pruebas científicas sobre el calentamiento global.

Los ecologistas utilizan a científicos desempleados para generar informes tendenciosos sin objetividad científica.

Su objetivo es conseguir fondos internacionales y por otro lado vivir como ricos.

Te puedo decir que así de peligrosos son la mayoría de empresarios y ecologistas oprimidos por la fuerza estatal sobre sus agendas.

Si te pareció útil, compártelo con tus familiares y amigos.

Entradas Recientes