blog | 9 septiembre, 2019

Libertad de mercado empresarial

ILE

Por José Luis Tapia Rocha, Director General de ILE, Economista, Profesor universitario, Presidente del Centro de Liberalismo Clásico, Vice Presidente por Perú del Foro Liberal de América Latina y Promotor del Partido Devolución.

Este mercado es más importante que los otros 3 mercados factoriales.

¿Sabes por qué?

En este mercado se decide la riqueza a producir.

Se decide los talentos empresariales a contratar.

Ellos son los responsables de proveer los bienes y servicios de hoy y del futuro.

Los dueños/gerentes contratan gerentes de línea quienes serán los que descubrirán los riesgos, oportunidades y aprovecharán en sus respectivas áreas funcionales.

Antes de pasar a explicar debes saber que el talento empresarial es ese estado de alerta a la oportunidades de ganancias que otros no lo han advertido y arriesga en consecuencia para aprovecharlas.

Examinemos al mercado por el lado de la oferta.

Este mercado ofrece talentos empresariales que consiste en emprendedores que poseen habilidades y conocimientos especializados sobre áreas de gestión empresarial como finanzas, marketing, ventas, logística, administración, recursos humanos, entre los principales.

Los emprendedores no son trabajadores por que se encuentran en el nivel de toma de decisiones por lo que sus ingresos no son pagados por horas sino por resultados.

Lo que se negocia con estos emprendedores son metas por áreas.

Por ejemplo, en ventas se negocia aumento porcentual del total de ventas en un periodo contra beneficios económicos que se negocia con el CEO/Dueño.

Los ingresos piso son el sueldo mensual que es lo menos atractivo pero sí lo son las acciones, participación porcentual en las utilidades de la empresa, gastos de representación, seguros familiares, vacaciones, etc.

El CEO/Dueño debe tratar a estos emprendedores como si fuesen sus socios propietarios de la empresa.

¿Qué le interesa al propietario o gerente general?

Son los logros que se establecen de antemano como parte de la planificación empresarial.

Los resultados son lo que cuenta en los negocios, no las horas de trabajo como es en el mercado laboral.

Como este mercado es una mezcla de negociaciones cualitativa cuantitativa el precio no es un número concreto sino una representación monetaria de beneficios económicos, expectativas de carrera y reconocimientos que son valorados subjetivamente por ambas partes.

De manera que el emprendedor prefiere que las metas empresariales a lograrse se le pague con mayores bonificaciones mientras el dueño del negocio prefiere pagar menos.

Cuando el gobierno interviene este mercado gravando con impuestos sobre dividendos o las bonificaciones que recibe el emprendedor, le quita el poder de compra al empresario libre.

El mercado de talentos empresariales debe estar abierto al mercado internacional como cualquier otro mercado, no vaya a ser que los colegios profesionales sean los principales responsables de establecer barreras de entrada al ejercicio profesional en empresas.

Establecer cuotas de extranjeros en empresas nacionales es resultado de la alianza mercantilista entre gobierno y colegios profesionales, que limitan la transferencia de tecnología y conocimientos al mercado empresarial.

Las leyes de creación de los colegios profesionales les facultan a establecer requisitos de entrada al ejercicio profesional.

Estas instituciones vienen desde la edad media del siglo XI.

Otras barreras a la libre empresa son la prohibición de extender certificados académicos y profesionales para acreditar capacitación a los ejecutivos de negocios.

Asimismo las empresas no pueden deducir libremente impuestos por capacitación sino hasta un límite de un porcentaje de su presupuesto laboral.

La libre empresa puede mejorar los niveles de perfeccionamiento ejecutivo y ampliar la oferta de gerentes calificados con baja tarifas y bonificaciones.

La desregulación y des-tributación son los requisitos necesarios para abrir este mercado a la competencia.

Si te persuadió, comparte este comentario.

Entradas Recientes