blog | 22 septiembre, 2003

Liga contra el abuso fiscal

ILE

Asi como los izquierdistas tienen sus organizaciones de derechos humanos, los liberales debieran tener su Liga contra el Abuso Fiscal. Una entidad de este tipo se dedicaría a defender el derecho humano a disfrutar íntegramente sus ganancias. Claro que los izquierdistas no les interesa defender este derecho, pues no les falta dinero ni menos a sus organizaciones, ya que son financiadas con los impuestos abusivos recaudado de los ciudadanos de otros paises. A propósito, en relación a las facultades concedidas al Ejecutivo para su reforma tributaria, ¿qué hizo nuestra representación política para impedir este nuevo abuso fiscal?. En estas circunstancias, los peruanos deberían organizarse en una Liga como lo hicieron Richard Cobden, George Wilson y John Bright en el siglo XIX, en Inglaterra, para oponerse exitosamente a los impuestos contra el maiz importado y que dio inicio a la era liberal en ese pais. Con ese mismo espíritu, podríamos expresar nuestra disconformidad con los siguientes abusos fiscales:

1.- Demasiados impuestos. Suena a chiste aquellos que sostienen que los impuestos desarrollan al pais. Sin embargo, son ciegos al reconocer que tantos tributos empobrecen a los peruanos. Por ejemplo, pagamos casi un 40 % de nuestros ingresos en puros impuestos, o su equivalente en 5 meses de trabajo por año para cumplir con pagarlos al Estado. El Impuesto a la Renta comienza en 15 % y es progresivo; y las empresas tributan 27 y 30 por ciento. El IGV (nuestro IVA) es de 17 %, y se le añade un 2 % de impuesto “promoción municipal”. Las importaciones están gravadas entre 4 y 20 por ciento de aranceles, y hay infinidad de otros tributos escondidos, muy gravosos, como el que está dentro de los derechos para obtener un pasaporte. Y además, ya se viene el impuesto a las transacciones bancarias que va afectar a todos por el efecto “cascada”.

2.-La coacción psicológica del Estado bajo la amenaza de usar “la maquinita”. Se nos dice: “Paguen todos esos impuestos o sino tendremos que financiar los gastos via inflación con la máquinita de imprimir billetes”. ¿Eso es lo que queremos?. Es como el secuestrador: nos exige dinero con una pistola en la sien, bajo amenaza de jalar del gatillo.

3.-Maltrato al ciudadano. ¿Quién no ha sido atropellado por los procedimientos típicos de la SUNAT? “Pague primero y apele después” parece ser su divisa. Nos devuelve el pago en exceso de impuestos después de un año, luego de presentación de solicitudes y firmas con la angustía de que llegue algún funcionario y nos diga que volvamos mañana a ver si está listo el cheque.

4.-Obligación a trabajar gratis. Todos los empresarios deben trabajar para el Estado como “agentes de retención” sin cobrar un centavo, soportando todos los costos que esta actividad les genera. Es un abuso, muy cercano a la servidumbre como decia Hayek.

5.-Endeudamiento permamente del Estado. Los ingresos tributarios constituyen un 13 % del PIB, pero el Estado gasta el 20 %. ¿Y la diferencia?. Cada año, el Estado peruano contrae deuda por un monto equivalente al 3 % de su PIB, paga intereses por un 2 %, y principal por un 2.5 %. ¿De dónde cree Ud. que sale el dinero para pagar estas deudas?. La deuda es un impuesto diferido: la de ayer es el impuesto de hoy; y la deuda de hoy es el impuesto de mañana.

6.-Cobrar por servicios imposibles. Se nos dice que los impuestos son el pago por servicios como “salud y educación”. Pero el Estado, siendo malo como empresario, es pésimo como médico y maestro: por su naturaleza le es imposible cumplir con esas funciones, y lo hace muy mal. ¡Sin embargo las cobra muy bien o nos cierra el negocio puntualmente!

Frente a estos abusos, la Liga Contra El Abuso Fiscal debería plantear una “destributación” de la sociedad. El Perú es un país pobre. No podemos darnos el lujo de mantener un sector estatal tan costoso. Hay que reformarlo definiendo su rol primeramente. Si pagamos Impuesto Sobre La Renta (IR), ¿por qué tenemos que pagar IGV?. O bien, si pagamos IGV, ¿por qué tenemos que pagar IR? Al menos uno de los grandes impuestos debe desaparecer.

Asimismo, la destributación debe ir acompañada de la desregulación económica. Con pretextos poco verosímiles, sucesivos congresos y gobiernos aprueban miles regulaciones sobre las empresas y negocios. Los peruanos necesitamos liberar las actividades económicas para crear riqueza. ¿Quieres tú que el Perú cambie?. Entonces forma tu liga y reclama impuestos justos.

Jose Luis Tapia,  Presidente del Instituto de Libre Empresa (ILE)

Entradas Recientes