blog | 2 julio, 2004

Machu Picchu es Propiedad Privada

ILE

Me da mucha pena ver que Machu Picchu nuevamente se encuentra en peligro. ¿Por qué nuevamente?. Por que desde que esta en manos del estatismo siempre ha sido un peligro que lo gestione. Allí tenemos los resultados. Parece inminente que la UNESCO va incluir a Machu Picchu en la lista de Patrimonio Mundial en peligro a partir del lunes 5 de julio. Pero nada de esto hubiera sucedido si estuviera en manos de sus legítimos dueños.¿?

El problema empezó con la Ley 6634 “Creando el Patronato Nacional de Arqueología” del 13 de junio de 1929 a partir del cual comenzó el calvario de Julio Zavaleta Flores y Rosa Maria Zavaleta Álvarez de Zavaleta, dueños legítimos de las ruinas de Machu Picchu ubicados en su fundo Santa Rita de Q’ente de 22,000 hectáreas en la Provincia de Urubamba en Cusco. En los links de la UNEP World Conservation Monitoring Centre https://www.wcmc.org.uk/protected_areas/data/wh/macchu.html y https://www.unep-wcmc.org/protected_areas/data/sample/0040q.htm se informa en inglés que Machu Picchu es propiedad privada (land tenure: private ownership).

Machu Picchu es propiedad privada desde que la familia Nadal lo registra a fines del siglo XIX apenas entró en funcionamiento los registros públicos del Perú. De ahí que los derechos de propiedad del santuario quedaron bajo dominio privado y registrados en fichas bajo el código civil de 1852, y que sirvió para que Doña Tomasa Ferro Vizcarra fuera adjudicataria del fundo por sucesivas compras-venta por fracciones de la familia Nadal. Luego, Don Emilio Abril, esposo de doña Tomasa, vende el fundo a la familia Zavaleta según consta en los asientos 166 y 167 de la ficha 9603 de la Oficina Registral Regional Inka. Recién en 1911, Hiram Bingham lo descubre formalmente.

Ni el fundo ni el Santuario Histórico fueron expropiados al Señor Emilio Abril Vizcarra  ni a la familia Zavaleta en juicio alguno por el Estado. A pesar que en 1974 se inició la expropiación agraria, sin embargo, mediante D.S.036-91-AG se corrije este error pues el fundo y la ciudadela son bienes culturales.

El Estado recibe cientos de miles de dólares por derechos de visitas a estas ruinas, sin que la familia Zavaleta reciba un dólar por el uso que hacen de su propiedad. Ya no es un deber moral subastar o privatizar Machu Picchu por que ya tiene dueño. Los Zavaleta pueden cuidarlo mejor que nadie con la ayuda de los conservacionistas privados.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes