blog | 14 agosto, 2002

Millones de Pymes reclaman libertad

ILE

La propuesta de Ley de Promoción de las Pymes concertada desde el Ministerio de Trabajo, es un reconocimiento de la urgente necesidad de formalizar a los casi 9.5 millones de peruanos que trabajan en las Pymes y, los 3.5  millones de empresas que producen riqueza fuera de la legalidad y que alcanza increíblemente la cifra de 62% del PBI. Esta propuesta de ley ofrece bajos estandares laborales y tributarios para que las Pymes se formalicen.

El Ministro de Trabajo Fernando Villarán ha señalado que la propuesta es una salida estratégica frente a la imposibilidad de rebajar los actuales estándares laborales y tributarios para las empresas formales y, ha reconocido que las Pymes desaparecerán si se les obligan a adecuarse con la legislación actual. Al parecer, esta propuesta de ley estará vigente sólo por 5 años. Aunque algunos estudios de abogados han objetado dicha norma, sustentando, para tal efecto, que no puede haber diferenciación legal entre empresas según su tamaño.

Es cierto, no deberia existir. ¿Pero qué se puede hacer frente a un sistema legal de tipo mercantilista que siempre ha favorecido a las grandes empresas y, ha excluido a millones de peruanos que andan refugiados en la informalidad sin derechos protegidos?. ¿Acaso no es momento para reflexionar muy seriamente en la posibilidad de desmontar este sistema inmoral, y rediseñar un marco institucional que nivele los derechos de millones de peruanos que se encuentran excluídos?. Quien puede lo más, puede lo menos.

Bajo esta circunstancias, lo primero que debe hacer el  gobierno es comprometerse con los empresarios formales (¡si es que puede!) a rebajar gradualmente los actuales estándares laborales y tributarios al nivel como se le están ofreciendo a las Pymes, y cuyo proceso debe finalizar el 2007. Para ese año, se espera que todas las empresas, sin importar su tamaño, tengan los mismos derechos y deberes. Y en segundo lugar, las Pymes no deben formalizarse a menos que el gobierno cumpla con rebajar los estandares tributarios y laborales. Cada vez más son las empresas formales que no entregan facturas para sobrevivir en el mercado.

Lo cierto es que hacer negocios en el mundo formal es un suicidio empresarial. Por ejemplo, economistas y laboralistas señalan que la actual legislación laboral genera una estructura de sobrecostos del siguiente tipo: 9.72% por CTS,  8.33% por gratificación, 8.33% por vacaciones, 0.89% por seguro de vida, 4.88% por asignación familiar, 5% por utilidades y 1.5 remuneraciones por despido. En el rubro sociales, 9% por Essalud o EPS, y 3.5% por seguro contra riesgo. Y en el tributario; 2.00% por impuesto a la solidaridad, y 0.5% por Senati. También señalan que la nueva Ley General del Trabajo excluye al 61% de trabajadores urbanos que están en la economía informal. Ni que decir de la reforma constitucional, en su capítulo laboral, que da rango constitucional a beneficios laborales que están fuera de la realidad de las Pymes. Estos hechos explican en parte por que las Pymes se reproducen en miles, son dinámicas, y es el sector empresarial que en los últimos años ha crecido a tasas promedio de 10% a pesar de la recesión.

En esta perspectiva, los dirigentes de las micros y pequeñas empresas deben negociar con el Estado una salida inteligente en el corto plazo, que contemple un régimen tributario de dos impuestos con una tasa flat del 8% para el pago del IGV e impuesto a la renta. Asimismo, las tasas de los trámites y el pago de tributos en Municipalidades y Ministerios debe rebajarse en un 60%. Por el lado de los beneficios laborales, los pagos de gratificaciones, sueldos mínimos y vacaciones deberán ser negociados mediante contratos libres y voluntarios entre empresarios y trabajadores. Si esto finalmente se aprueba será motivo de alegría de quienes consideramos que sólo la libertad empresarial es suficiente incentivo para que las Pymes puedan ejercer su empresarialidad en un mundo formal y con derechos protegidos.

Por Jose Luis Tapia, Presidente Ejecutivo del Instituto de Libre Empresa

Entradas Recientes