blog | 18 noviembre, 2002

Nada cambia con las elecciones

ILE

Cerca de 200 años que el Perú se independizó y los resultados muestran que no hubo ni progreso ni desarrollo económico. Hubieron miles de elecciones, promesas e ilusiones tanto en regímenes dictatoriales como democráticos. Sin embargo, nada ha cambiado. Ni nada va cambiar a partir de estas nuevas elecciones o así tengamos elecciones presidenciales que algunos quisieran para el 2003.

Más allá de las consecuencias políticas que tienen los nuevos gobiernos regionales y municipales, lo cierto es que que la estructura de incentivos en el mercado político sigue siendo la misma. Esto quiere decir, que el cambio de personas no constituye una condición suficiente para que surga un nuevo impulso para el desarrollo e institucionalizacion del mercado libre y estado de derecho. El problema va seguir siendo el mismo: los incentivos en el actual sistema político genera comportamientos económicos irracionales que ahuyentan toda inversión privada.

En seguida algunos ejemplos sobre como la actual estructura de incentivos genera este tipo de resultados:

1.-La Sociedad Civil excluída. Como se conoce muchos congresistas, entre ellos los del Apra, han votado por que la sociedad civil no participe en el Consejo de Coordinación Interregional y así no puedan ser fiscalizados los presidentes regionales. Es una puerta abierta a la corrupción y el despilfarro económico.

2.-Un Arancel Externo Común que eleva los precios. Gracias a la presión de gremios como la Sociedad Nacional de Industrias y Adex han influído en las decisiones del gobierno de Toledo para que las negociaciones se manejen políticamente llegando a que el Perú acepte que 600 partidas arancelarias eleven sus tasas de impuestos y de paso los precios a las mercaderías que proceden de terceros paises.

3.-Los partidos politicos no presentan gastos de campaña. Ninguna agrupación salvo Unidad Nacional ha cumplido con presentar sus gastos proyectados de campaña en este proceso electoral. Sin una ley de partidos es díficil que los actuales dirigentes de Somos Perú, Perú Posible, Apra cumplan con el deber moral de hacer público el financiamiento de sus campañas.

4.-No hay candado institucional para el endeudamiento regional. Como era de esperarse, las presiones regionales se han hecho sentir para que el Congreso no promulge el artículo 77 donde se señala que en caso de emergencia fiscal el gobierno nacional pueda intervenir en los gobiernos regionales a fin de evitar el endeudamiento regional, y suceda la quiebra del estado como en Argentina.

Aunque ya tenemos nuevas autoridades y hubo sorpresas en estas elecciones, las izquierdas influirán en una política económica más estatista. Es más, nuevos personajes políticos prometen cambiar la actual situación con más gasto público. Aunque el Apra y los frentes regionales consideren que la regionalización es una salida al atraso económico y social solo pasa a ser un deseo y no una posibilidad.

Nada va cambiar si la estructura de incentivos se mantiene tal como está. Esto no es una idea nueva, ya la Escuela de la Public Choice, liderada por el Premio Nobel James Buchanan, interpretó los comportamientos en el mercado político.

¿Por donde está la salida a tanto desastre? Cambiando las reglas de juego para así cambiar la estructura de incentivos. Un cambio significa reemplazar toda el marco institucional como se ha estado gobernando las autoridades políticas. En otras palabras significa refundar la república sobre la base de nuevas reglas de juego. Para eso se requiere que el pais se de cuenta que con la actual estructura de incentivos no tiene salida a su crisis económica ya permanente.

Aunque se elija en el futuro a presidentes como Alan García o Fujimori o Lourdes Flores o Jaime Salinas no va ser posible el cambio que necesitamos por que así como está el sistema político solo genera comportamientos que arruinan todo progreso económico sostenible. Se requiere de una modificación sustancial de la estructura de incentivos para que de lugar a un marco institucional que proteja el mercado libre, la propiedad privada y un gobierno limitado a sus funciones represivas. Una vez logrado esto notaremos comportamientos responsables y de visión de largo plazo de los politicos del futuro.© 
Por José Luis Tapia, Presidente Ejecutivo del Instituto de Libre Empresa.

Entradas Recientes