ÚLTIMAS NOTICIAS

20 noviembre, 2004

Panamá cumple 100 años con banca libre [FOTOS]

Informe de José Luis Tapia Rocha, Director de ILE

Lima, Perú, 20 de noviembre de 2004.- La Fundación Libertad de Panamá perteneciente a la red liberal internacional de Atlas Foundation organizó el 12 de noviembre último un foro sobre los 100 Años de Dolarización en Panamá o 100 años sin Banco Central, donde concurrieron expertos de EEUU, Ecuador, Argentina, y El Salvador a fin de dar a conocer las experiencias en este mercado monetario.

A la cita asistieron en representación del Instituto de Libre Empresa los directores José Luis Tapia Rocha y Myriam Ortiz Herrera quienes pudieron conocer las ventajas y desventajas de la dolarización en países como Panamá, Ecuador, EEUU, El Salvador y Argentina.

Durante la mañana se desarrolló tres paneles con temas como la experiencia Panameña, banca libre vs responsabilidad fiscal, y que culminó con una conferencia almuerzo cuyo tema fue el papel de los bancos centrales en el mundo.

En el primer panel estuvieron como expositores los panameños Carlos Ernesto Gonzales, abogado y vicepresidente de la Fundación Libertad, y fue embajador especial ante la OMC; y Juan Luis Moreno, economista del Ministerio de Economía y Finanzas de ese país y discipulo monetarista de la Escuela de Chicago en latinoamérica liderado por Arnold Harberger.

El caso panameño

El señor Gonzales explicó en líneas generales la evolución histórica y legal del sistema monetario panameño. Empezó con el desarrollo de normas constitucionales que le dan al Panamá la posibilidad de que sus ciudadanos no tengan la obligación de realizar sus transacciones económicas en la moneda nacional, aunque si señaló que estan obligados a redimir obligaciones en la moneda Balboa. Según el artículo 259 de la actual Constitución panameña dice «No habrá en la República papel moneda de curso forzoso». Y en su artículo 258, el Estado tiene la facultad de transferir dicha emisión de moneda a bancos oficiales que son creados por ley, son autónomos pero vigilados por el Estado.

En su recorrido histórico que data desde la época colonial entre 1502-1821 la moneda de ese entonces era el cordoncillo; compuesto por pesetas, reales y medio; la de cruz de plata y los doblones de oro. Estas monedas era acuñadas en México, Lima y Potosí. Fue en 1579 que el rey Felipe II concedió el privilegio por Cédula Real del 6 de setiembre de ese año para que la ciudad de Panamá tenga su casa moneda, y posteriormente se autorizó el acuñaje de monedas de plata. Esta moneda se mantuvo en Panamá todo el período de la colonia y parte de la historia repúblicana.

Sin embargo, los intentos de unificar las monedas tuvieron fracasos entre 1821 y 1857. Hasta ese momento habían varias monedas de oro de distintas leyes. Tanto el Congreso de Cúlcuta de 1821, como en 1846, intentaron unificar empleando monedas paralelas, incluso fallaron al imponer el patrón oro. La primera emisión de papel moneda fue entre 1861 y 1878. El presidente ilegítimo de ese entonces Tomás Cipriano de Mosquera ordenó el cambio de las monedas a lña ley de 0.6662/3 por billetes de tesoria para financiar la revolución. Mediante Ley del 18 de octubre de 1861 se autorizó la primera emisión de vales de tesoreria en forma de billetes de banco respaldado por tierras bladías del estado que eran de aceptación forzosa.

2004-11-20-panama04 La banca libre aparece en Panamá entre 1863 y 1881. En este periodo se dan las condiciones legales y económicas para que opere la banca privada. La promulgación de la constitución de Rio Negro en 1863 y la ley 35 defendió los principio de la libre iniciativa individual y se autorizó la libre emisión de los billetes y monedas por un periodo de 20 años a los bancos privados. En tanto que las condiciones económicas fueron propicias por que las exportaciones tuvieran un auge impulsadas por el libre comercio y los liberales de aquella época. Pero no duro mucho tiempo la banca libre, pues entre 1881-1886, se promulgó la ley 39 mediante la cual se crea el Banco Nacional y se le otorga el monopolio de la emisión de moneda, además de regular las tasas de interés. Se obligó a los bancos privados a recibir este papel moneda, aunque es cierto que se podía redimir el billete en monedas de oro.

Una serie de sucesos políticos y rebeliones de los liberales condujeron a que Rafel Nuñez se hiciera de la presidencia en 1884 a nombre del partido Liberal, pero que asentó políticas contrarias a la agenda política de los liberales radicales. Tal es así que Nuñez de manera clandestina emite billetes para financiar su guerra civil contra los grupos contrarios a su política. Entonces, mediante decreto No.104 de 1886 ordenó el curso forzoso del billete del Banco Nacional. Unas de las consecuencias de esta decisión fue al desaparición de la banca privada en el país centroamericano, mientras que la guerra de los mil dias (1889-1902) se excluye a los liberales de la política suscitándose una serie de escándalos monetarios y financieros que dieron elementos a la rebelión liberal. Esta rebelión duro 3 años y se firmó la paz para Panamá en el acorazado Wisconsin de los EEUU. La emisión clandestina le costo a ese país una inflación del 389% en 1901.

Cuando se promulga la constitución de 1904 y un convenio monetario con los EEUU se establece que Panamá se compromete a hacer del dolar norteamericano moneda de curso legal manteniendo la paridad de la moneda panameña con el patrón oro del dolar norteamericano. En el artículos 117 de la Constitución señala que «No podrá haber en la República papel moneda de curso forzoso. En consecuentacia, cualquier individuo puede rechazar todo billete u otra cédula que no le inspire confianza, ya sea de origen oficial o particular». De modo que mediante ley 84 de 1904 se estableció que tanto el dolar como el Balboa sería de curso legal en la República de Panamá.

Durante la etapa republicana de Panamá se produjeron devaluaciones y nacionalización del oro, es decir, la no convertibilidad. EEUU, entre 1933 y 1934, devalua y estatiza el oro impidiendo la convertibilidad de su papel moneda, hecho que origina dos consecuencias legales en Panamá; primero, que el dolar circuló como moneda de curso legal sin ser convertible, originando incumplimientos del convenio monetario y del articulo 234 del Código Fiscal.

Estas irregularidades convelló a preguntarse el expositor si no era esa una contradicción legal toda vez que Panamá siendo miembro del sistema Bretton Woods aplica en la práctica la libertad de emisión de moneda por parte de los bancos particulares y permite que moneda de otra nación circule de manera oficial, por lo que a manera de reflexión considera que debe hacerce una reforma del artículo 259 de la Constitución y del artículo 1171 del Código Fiscal.

El otro expositor Juan Luis Moreno del Ministerio de Economía y Finanzas  presenta una serie de tesis de por qué los arreglos institucionales logra que el mercado funcione eficientemente, con estabilidad y adecuado proceso de ajuste. Y por el otro lado, señala que existen razones subyacentes como la estabilidad de los precios macro y sin distorsiones, mercados competitivos en sectores claves y libertad económica en lo monetario, que dan consistencia a los mecanismos del mercado.

Considera que la dolarización, la naturaleza de las exportaciones, los arreglos en el mercado hipotecario, la integración financiera con el mundo, y la estructura económica panameña, son los arreglos institucionales las que permiten que el mercado opere perfectamente. Por eso que la claves de la dolarización es que no hay banco central que ponga en peligro la estabilidad del valor de la moneda y el sistema monetario privado. Esto evita la tentación de las autoridades monetarias establecer tipos de cambio fijo, lo cual permite que los bienes transables y no transables tengan precios flexibles que permita ajustar la oferta y demanda sin distorsiones y con consistencia.

Otros aspecto que resaltó Moreno es que la integración financiera con el mundo fue completa. Es decir, se planteó que desde un comienzo la banca nacional privada compitiera en términos de igualdad ante la ley con los banco extranjeros, manteniendo al dolar como precio de referencia. Esto desdice aquellas afirmaciones que los bancos extranjeros tienen desventajas competitivas por las asimetría de información. Los mecanismos de estabilidad y ajuste del mercado con un equilibrio macro monetario hiciera del sistema bancario privado panameño uno de más bajo riesgo en latinoamerica.

Concluye que los arreglos institucionales son concomitantes con el funcionamiento del mercado, pero no en base a política o programas de gobierno sino adecuar las instituciones y los marcos jurídicos. Hubo durante todo la historia republicana del Panamá un respaldo político. Y que en lo monetario Panamá se valida el clasico ejemplo del laissez faire clasico de la libertad económica.

Banca Libre versus Responsabilidad Fiscal

En este segundo panel, lo integraron  Richard Rahn, columnista económico, empresario y autor del libro «El fin del dinero y la lucha por la privacidad financiera», también Richard Ebeling, presidente del Foundation For Economic Education, profesor de la cátedra Ludwig von Mises en el Hillsdale Collage y autor del Libro «La Economía Austriaca y la Política de la Libertad». Y por último, Robert Higgs, senior fellow en economía política del Independent Institute y editor de The Independent Review, siendo su último libro «Crisis y el Leviatán».

Robert Higgs comenzó su exposición señalando que ha sido una bendición para Panamá el que no haya tenido un banco central. En sus 125 años de independencia, EEUU no tuvo un banco central y la última vez que lo tuvo en 1837 lo eliminaron. La pregunta es: ¿por qué si le iba tan bien a EEUU sin banco central por qué tuvieron uno ahora? Por que la historia señalaba que este pais fue un pais agrícola que llegó a ser una economía mundial con una serie de crisis financieras.

2004-11-20-panama03

Pero la verdad es que al haber crisis financieras en el siglo XIX los banqueros pensaron y otros intereses económicos que reducir la incertidumbre o mantener un sistema de reservas le fuera posible prestar sin problemas. En el libro de Friedman y Schwartz cuenta que la Reserva Federal (FED) compró crédito pendientes y bonos del gobierno para financiar la primera guerra mundial, asi como sucedió con la guerra civil en EEUU. La FED ha servido para financiar más fácilmente a los gastos del gobierno. Por eso en la actualidad hay toda una industria para saber que va a hacer la FED ya que no hay certidumbre en su manejo.

Richard Ebeling por su parte, señala que los gobiernos tienen el poder de confiscar la riqueza de los ciudadanos como es la inflación, la impresión de billetes sin respaldo, y los impuestos. En los 185 años que tiene los EEUU han sido creado mecanismos para evitar que sucedan esto. Uno fue el patrón oro que limitaba la acción gubernamental para aumentar la actuación del sector privado, fue flexible y no un sistema rígido como dicen los libros. Pero este sistema solo duro unos 90 años hasta 1920, que fue el año en que se emitió billetes sin respaldo.

Ebeling señaló que Panamá se ha alejado de los peligros de que las autoridades políticas tenga en su poder la emisión de dinero, además que si bien la divisa norteamericana es una solución a cualquier capricho de gasto gubernamental, todavia no se aleja la posibilidad de que otro banco central como el de los EEUU imprima billetes sin respaldo, por lo que Ebeling recomendó ir por un camino más seguro que es el de la Libertad Monetaria, o Banca libre. Esta consiste en dejar que los bancos emitan libremente los billetes y monedas. Hay literatura seria en este orden que le dan mayores alternativas a los ciudadanos en su libertad de elección, es decir, escoger su divisa. La libertad monetaria significa que el gobierno no tiene que forzar a nadie ni dar algún status especial alguna divisa en especial. Es un sistema privado y competitivo. La ventaja de Panamá es que siendo un  pais pequeño y abierto al comercio mundial es más dificil que triunfe los intereses económicos que prefieren una banca central que un país grande.

La reforma monetaria y fiscal es una limitante del gobierno, además de ser un forma de lograr el objetivo de proteger el derecho a la libertad y propiedad, ampliar las libertades economicas y personales.

En la intervención de Rhan sostuvo que la gente no ve el dinero como tal sino lo que puede comprar el dinero. Se preguntó a dónde puede llevar el dinero digital. Pero aquellas empresas que puedan producir dinero poderoso podrá tener cuotas grandes de mercado. Pero se ha visto que los gobiernos son un impedimento para el desarrollo tecnológico del sector. En su examen, Rhan, ha determinado que los impuestos son un obstáculo que debilitan con devaluaciones la moneda local. Por ejemplo, la moneda digitales e-gold por internet que puede comprarse por un monto de dinero todavia no son regulados, y puede comprar autos o inmuebles, estan causando un fastidio al IRS de EEUU pues por ser empresas pequeñas no son todavias sujetos de impuestos, esto estaría ocasionando pérdidas para la entidad recaudadora. Como hay una guerra contra el lavado de dinero del narcotráfico, las leyes regulatorias se están tornando una amenaza a nivel internacional para el sistema bancario, como en Panamá, que no puede escaparse de las recomendaciones de entidades como el FMI que tiene la capacidad de aplicar medidas coercitivas de paises como EEUU que demandan a los bancos de su pais evitar utilizar el sistema bancario panameño.

Banco Centrales: ¿Guardianes o Traidores – Conductores o Instigadores?

Este tema se desarrollo durante la conferencia-almuerzo brindada por  Antony P. Mueller, quien es profesor de Economía de la Universidad de Caxias do Sul, Brazil Miembro del Institut fur Wirtschaftswissenschaft de la Universitat Erlangen-Nuremberg en Erlangen, Alemania, Académico adjunto en The Ludwig von Mises Institute en Auburn, Alabama. Experto en temas como la independencia del banco central, países riesgosos, finanzas internacionales y la política monetaria actual en el contexto de la teoría económica austríaca.

La tesis de Mueller es que lo Bancos Centrales a veces trabajan como guardianes y en otras veces como navegantes, pero casi siempre trabajan por accidente. No sabe si vale la pena en abolir los bancos centrales pero si hay que pensar mucho sobre este tema. No es partidario de la banca libre.

Cuando estuvo los bancos centrales en su punto más bajo entre 1978-1979, las naciones industrializadas estuvieron estancados económicamente. El presidente del Bundesbank de Alemania en un discurso se lamentó del desempeño y de ser tan inefectivos. Solamente el papel del banco central es la de cuidar el dinero en contra de lo que se piensa en la actualidad.

Se piensa que los déficits venian de un problema solamente fiscal pero las escuelas de pensamientos han aclarado que los déficits son reproducidos por los bancos centrales siguiendo las tendencias políticas del momento. Por eso los bancos centrales cambian su actitudes o rol cuando cambian las tendencias políticas.

Un segundo aspecto, es que la evidencia empírica muestra que los bancos centrales no tienen capacidad de hacer un buen trabajo. En las cifras se muestra como el índice de precios en los EEUU se traduce en que las tasa de inflación siguen subiendo y no hay forma de hablar de estabilidad de precios. Otra característica es el de las divisas. Tanto dentro como fuera en Alemania, por ejemplo, el valor del marco con respecto al dólar, o el dólar con respecto al euro, se advierte una caída dramática.

Un banco central activo tiene que enfrentar toda clase de incertidumbres, además de tener la tendencia de cometer errores y descubrir sorpresas. La teoría monetaria es controvertida y no le da indicadores confiables cuando revistas especializadas o los periódicos tienen información que no manejan los banqueros centrales, de manera que no pueden tomar decisiones independientes.

En cuanto a América Latina las políticas monetarias fueron dramáticas afectando el incremento de las tasas de interés y que tuvo como consecuencia la crisis de la deuda externa en México, Argentina y luego de Brasil. América Latina perdió una década en los ochentas y está pagando las consecuencias.

Experiencias de Dolarización, Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo

En este panel lo integraron Rafael Barraza, quien es actualmente Director General de la Escuela Superior de Economía y Negocios en San Salvador y fue Presidente del Banco Central de Reserva de El Salvador y del Consejo Monetario Centroamericano. Dora de Ampuero fue la segunda panelista quien es Directora Ejecutiva del Instituto Ecuatoriano de Economía Política y el tercer panelista fue Martin Krause, rector de la Escuela Superior de Administración y Economía de Argentina.

Barraza señala que la situación de El Salvador no fue como en otros países caótica, pero las tasas reales si eran demasiada altas. El 63% de la exportaciones iban a EEUU y el 54% de las importaciones era provenientes de ese país. El cólon sigue siendo moneda de curso legal. Se debatió mucho sobre el prestamista de último instancia, y los bancos debían correr con sus fondos para cualquier contingencia o corrida bancaria. No estaba autorizado el banco central para socorrer a cualquier banco, sino que estaba para encajar los dólares y no tenía política monetaria activa como en el Ecuador.

Los resultados en El Salvador fueron la baja de las tasas de interés en unos 600 puntos base y 350 puntos base adicionales por que se alineó con la política monetaria estadounidense, llegando a una inflación cerca de 2%. A diferencia de Ecuador, este país no estaba dolarizado y era el menos de todos en centroamérica  pues el 85% de los créditos era en moneda nacional. El sistema bancario se creía que era para cubrir necesidades locales, pero por la dolarización se ha fortalecido y es de relevancia internacional.

A 13 dias de haberse implementado la dolarización, dos terremotos hicieron desaparecer 13% del PBI salvadoreño, este fuerte choque económico hacian pensar algunos sí era tan bueno la dolarización como para continuar con este esfuerzo. Una serie de sucesos como el 11 de setiembre, la recesión estadounidense, la caída del precio del café, las elecciones últimas en El Salvador dejaban insatisfechos a los salvadoreños.

Respecto de las elecciones presidenciales el candidato de izquierda favorito en las encuestas indicó durante su campaña que revertiría el proceso de dolarización, y esto provocó corrida bancaria, ahuyentaron los capitales, pero la confianza en el sistema bancario se mantuvo casi estable con un ligero aumento en las tasas de interés nominal.

Otro aspecto interesante, es que el proceso de aprendizaje vio hacer y no nacer, por lo que tomaron como 6 meses a los salvadoreños aprender a familiarizarse con 8 colones por 1 dólar, pero tuvieron apoyo del gobierno en educar a utilizar la nueva moneda.

Para concluir, Barraza señaló que la dolarización fue debidamente planificada, teniendo en cuenta las variables macroeconómicas, manteniendo la estabilidad y asumiendo el compromiso de mantener las tasas de interés bajas.

La segunda expositora Dora de Ampuero de Ecuador empezó su exposición señalando que Ecuador es un país altamente intervenido, y considera que es virgen en cuanto a lo que son privatizaciones, liberalizaciones, es decir, hay muchas reformas de mercado por hacer. No hay un marco estable para realizar inversiones, hay muchos privilegios, y es muy difícil tener un crecimiento económico sostenido para elevar el estandar de vida.

Los problemas en los setentas se agravan mucho más a partir del boom petrolero. La expansión del crédito sin una base en el ahorro o productividad dieron señales equivocadas a los empresarios y entraron en un espiral de endeudamiento masivo por tasas de interés irreales. Para agravar más el asunto el Banco Central entró a subsidiar las deudas empresariales con el efecto de «sucralizar» más la economía asumiendo el Estado la deuda privada total ascendiente entre 3,000 y 3,500 millones dólares. Posteriormente, en Ecuador se aprobó una Ley de Instituciones Financieras que hizo evidente la estructura no competitiva de la banca permitiendo competir a duras penas a la banca extranjera -por toda la tramitología que debe cumplir-, aunque destacó que la ley permitió dolarizar espontáneamente, y manejar divisas en cuentas individuales.

Por la caída del precio de petróleo, así como la poca diversificación en cuanto a las exportaciones limitadas a los  bananos, cacao, café y otros, Ecuador entró en una crisis económica; el sucre se depreció rápidamente pasando de 13,000 a 30,000 sucres por dolar en menos de 1 año. Hubo una serie de disturbios, huelgas, situación que se vió agravada por el congelamiento de los depósitos, declarando feriado bancario, y en medio de protestas generalizadas, el presidente Mahuad consideró que para mantenerse en el poder, era conveniente decretar la dolarización, pero esto no lo salvó de ser destituido como presidente.

Su adversario de ese entonces, el actual presidente Gutierrez, indicó durante su campaña presidencial que desdolarizaría la economía, pero en los hechos se mantuvo la dolarización. También en esta conspiración estuvo el FMI que señaló que Ecuador no tenia fundamentos económicos para dolarizar, pero lo más lamentable es que nunca se llegó a cerrar el Banco Central en Ecuador, y sigue interveniendo activamente en politica monetaria, pero con menos funciones. Se dedica a organizar eventos culturales y posee un presupuesto de US$140 millones.

Lo importante, sin embargo, son los resultados. A pesar de la dolarización, las tasas de interés siguen siendo altas, debido a la incertidumbre, el caos, todo eso se plasma en el riesgo país. Si bien no se puede hablar de todo el potencial de la dolarización ésta ha generado una mayor confianza por la estabilidad del dólar, ha mejorado el poder adquisitivo de los salarios, pero el sistema bancario no se ha integrado internacionalmente como el panameño. Siempre hay el peligro permanente de deshacer lo andado, cada vez que un político habla o dice algo siempre por algún motivo se refiere a volver al sucre como moneda de curso legal forzoso. No falta alguien que salga a decir que la competitividad se puede ganar devaluando pero se sabe que eso es bueno en el corto plazo, pero a períodos muy largos daña la economía.

Martin Krause de Argentina comenzó preguntándose por qué cayó la convertibilidad su país en medio de una crisis económica. Entre acusaciones de uno u otro tipo se le atribuye a los liberales que sus medidas fueron las que ocasionaron este desastre. Los problemas de la Argentina son de vieja data; no son de los noventa. La Argentina era en el siglo XIX y comienzos del siglo XX una promesa de país donde sus antepasados italianos llegaron a esa tierra por que existía oportunidades para progresar. Pero los sucesivos gobiernos se alejaron del camino incurriendo en gasto público, cerrando su economía al comercio, aumentando el déficit fiscal, buscando toda fuente de financiamiento para cumplir con los gastos, todo este proceso ocasionó inestabilidad política. Todas estas condiciones propiciaron el surgimiento del sistema de convertibilidad monetaria.

La situación a fines de los ochentas era de hiperinflación llegando en un mes a 300% en el año de 1989 acompañado de un déficit fiscal de 15%, encima con cortes de electricidad y de otros servicios públicos, y con controles de precios incluído, de manera que se fueron esta condiciones las que impulsaron el plan de convertibilidad que incluía quitar dígitos a la moneda, privatizar, desregular con apertura externa limitada y con reestructuración tributaria.

Argentina encontrándose en medio de una crisis realiza reformas en los primeros años de la convertibilidad pero como es normal en estos casos hay rebote estadístico de crecimiento económico lo que permitió asumió equivocadamente el Estado agenciarse de más recursos y créditos para ejecutar sus gastos.

Pero la convertibilidad era después de todo un instrumento más por que fueron otras las causas que se fueron incubando en el período de los noventa. Cuando se examina los indicadores de crecimiento económico no va de la mano con la disminución del desempleo, pero también no disminuye la pobreza. Es que algo raro ya estaba sucediendo hasta que explota la crisis de 1998 y 1999 dejando cifras como nunca antes se había llegado salvo durante el periodo de la hiperinflación, por ejemplo; pobreza 55%, indigencia 25%, desempleo 20%, ingreso per cápita de US$2,500 anuales y deuda pública de 150% del PBI.

¿Qué factores causaron esta crisis? Krause señala que como una de las principales el incremento del gasto público del orden del 60% entre 1990 y 2000 durante el periodo de la convertibilidad. Normalmente uno piensa de estas novedosas reformas que con solo la convertibilidad es como si fuera una «bala de plata» que basta dispararla para darle al centro del problema. Pero lo cierto es que mientras una de las puertas se cerró, hay sin embargo otras que quedaron abiertas como el gasto público que abre incluso otras puertas. Pero donde Krause enfatiza más su exposición es que no había un sistema institucional y político que limite las fuentes de financiamiento del Estado. Por ejemplo, se tiene que la deuda pública consolidada se había incrementado de US$ 64,000 millones a US$ 172,152 millones, mientras que el déficit fiscal continuaba tan igual antes de la reforma. Los recursos para pagar la deuda pública tuvieron un saldo primario negativo de -US$1,017 millones y pagos de intereses de la deuda del orden de los US$75,730 millones.

No solo hubo un serio problema fiscal sino que las otras reformas fueron hechas a medias como el caso de las privatizaciones. Todas estas fueron entregadas a monopolios privados para lograr así hacerse de fondos para recaudar más para el Estado, cosa que no hubiera ocurrido si esta se hacia en mercados competitivos. A pesar de esto, las nuevas empresas con nuevos dueños hicieron fuertes inversiones y mejoraron los servicios públicos. En cuanto a la reforma tributaria fue solo una serie de impuestasos. Y la apertura externa fue limitada solo al espacio del Mercosur, pero la verdad es -indica Krause – un proteccionismo encubierto que sirve para protegerse del mundo.

Si se examina el conjunto de este plan de convertibilidad se verá que las reformas y sus medidas son inconsistentes. Este plan acabó en un gasto público desbocado con una economía abierta donde el tipo de cambio fijo limitó a los empresarios a mantener sus precios estables, mientras que por el lado de los costos, la presión impositiva subia al igual que las tasas de interés, inexorablemente produjo bajas rentabilidades empresarias que recesó la economía argentina.

El Camino a seguir

En este cuarto y último panel, se presentaron dos expositores estadounidenses. Mark Miles, director del Center for International Trade and Economics de la Fundación Heritage. Dirige investigaciones en el área de mercados libres y democracia en fomento del crecimiento económico alrededor del mundo. Es co-editor de la publicación anual del Centro: El Índice Económico de Libertad. Su último libro es: “Más Allá del Monetarismo” (1984). Y el otro es Lawrence H. White,  Profesor Friedrich A. Hayek en Historia Económica en la Universidad de Missouri en San Luis. Previamente enseñó Economía en las universidades de Georgia y de Nueva York. Es autor del libro: “La Teoría de las Instituciones Monetarias” (1999).

White inició su exposición indicando que siempre el Estado trata de imponer su divisa y lo logra comúnmente con indeseables consecuencias. Entiende que Panamá atravesó por momentos difíciles desde los inicios de la República, pero se sabe que los bancos panameños pueden emitir billetes a pesar que están por encima de la ley o que su actuación es ilegal, pero si los bancos encuentran ventajas proporcionando billetes no deben tener reparos en beneficiar a la gente. El mensaje de White es que los panameños deben despertar por los beneficios que se encuentra en la dolarización.

2004-11-20-panama02

En otro momento de su exposición indicó que la historia monetaria señala que hay un buen ejemplo de sistema monetario no regulado como es en Escocia, donde los bancos emiten sus propias monedas desde 1954. Otro ejemplo, es Irlanda del Norte donde hay cuatro bancos privados que hacen lo mismo y compiten entre ellos. White observó que en Panamá está el Banco HBC de Hong Kong que emite su propia moneda en su lugar de origen. White destaca que los bancos utilizan sus propias máquinas para imprimir su moneda sin ningún tipo de cargo para sus clientes en cajeros distribuídos en los EEUU que los premian constantemente si utilizan esta moneda, con singulares colores para motivar la adquisición de los clientes.

Por ejemplo, en Irlanda del Norte se busca que los bancos encajen porcentajes altos que White no recomienda aplicar este sistema. Sí dada las restricciones legales la gente no llega a adquirir los billetes privados de los bancos, eso de ninguna manera hace suponer que no vayan a tener éxito o aceptación popular los billetes emitidos sin cargo por los bancos privados. Al sostener que dichos bancos pueden generar sus propias billetes, White no está diciendo que se debe eliminar los billetes de la Reserva Federal, sino más bien debe propugnarse la competencia monetaria de acuerdo a las necesidades de las personas.

Hay un segundo grupo de gente que piensa que es necesario el paternalismo monetario. Que la gente no estaría en capacidad de distinguir que billetes pueden comprar más. Pero eso no puede ser cierto si se piensa que debe ser un pais el que debe producir su propia divisa, por lo mismo, cuando se piensa que todos los países deben producir sus propios automóviles. Por tanto, al igual que las mercancias importadas, puede un país importar divisas producidas por otros países. Es la competencia la que elimina el problema del precio (tasas de interés) que uno debe poner a los billetes.

Miles por su parte, señala que es un hecho que los países con estabilidad monetaria y baja inflación son los que tienen mayores niveles de crecimiento económico. Puso como anécdota que a sus alumnos les pregunta en sus primeras clases de Banca si conocen quien provee el dinero en EEUU y habia al menos una persona que levantaba la mano. Pero cuando se le pregunta por los diferentes precios de los six packs de cervezas entonces todos levantaban diciendo el monto. Esto quiere decir que a pocos les importa quien emite el dinero si es que no hay mayor problema con la estabilidad económica. Y es que vemos al dinero desde el paradigma errado de la oferta y demanda cuando lo que debería pensarse acerca de esto es que se puede comprar con el dinero.

Los precios son fuente de información para todos los agentes de la economía y sabemos que buscar estabilidad en los precios es como buscar una cura para los resfrios; siempre va haber muchas soluciones. Tener un dinero estable tiene que ver con la seguridad o confianza en el gobierno. Cuando uno examina los índices de la libertad económica se puede deducir que donde no hay una economía libre no puede haber estabilidad de precios.

En el caso de Panamá puede estar anclado el balboa al dólar pero esto no garantiza por si misma el éxito económico.Ya tenemos el caso de la Argentina que tuvo políticas inconsistentes. Pero la pregunta es ¿hacia donde va Panamá?. Tiene que continuar con la dolarización, tener políticas consistentes, pero el tema recurrente es cómo lograr la estabilidad monetaria y de los precios.

¿Qué dice el Indice de la Libertad Económica al respecto?. Al comparar a Panamá con Argentina en cuanto a sus politicas monetarias, vemos que ambos son inconsistentes, pero solo en la politica monetaria Panamá tiene mejor puntaje que Argentina. En cuanto a los gastos fiscales, Panamá ha mejorado y está al nivel de Argentina. Pero si uno pregunta a un taxista que ha hecho su gobierno por ellos inmediatamente señala esto y aquello, y prácticamente en todo esta inmiscuido el Estado. En cuanto al tema de los derechos de propiedad, los indicadores muestra un debilitamiento en Panamá, por cuanto la economía informal debe revisarse muy especialmente.

Conferencia de Clausura: Arnold Harberger

El Dr. Harberger es actualmente es Profesor de Economía en UCLA. Estuvo 38 años en la Universidad de Chicago especializándose en las áreas de: finanzas públicas, análisis de costo-beneficio, economía internacional, la economía de la inflación y políticas públicas para países desarrollados. Es especialmente conocido por su liderazgo en el grupo de economistas de la Universidad de Chicago, quienes fueron reformistas importantes de libre mercado en Chile durante los años 70.

2004-11-23-panama05

Harberger indicó en su exposición que como observación general que el tipo de cambio real es un indicador que puede ayudar a comprender las diferentes circunstancias cambiarias y monetarias del mundo real. Señaló que es muy partidario de la Ley de Murphy que dice que si algo puede fallar, falla. Lo mismo ocurre pero de manera inesperada con los bancos centales, que no pueden preveer, simplemente sucede.

A su juicio, el siglo XX es el mejor siglo económico de la historia, sumamente beneficioso para el mundo. Desde 1950 hasta el 2004 han sido notorias las mejoras. El mundo ha dejado el comunismo como es en Rusia, India, y China, donde su economía es más flexible y libre que antes.

Respecto del tipo de cambio real (TCR) se puede definir como un mecanismo que la economía hace su adaptación con el mundo. Mientras aumenta las importaciones aumenta el TCR pero las exportaciones tiene un efecto contrario.Por ejemplo, un aumento de la productividad aprecia la moneda nacional y cae el TCR. Como dice Harberger, el TCR es la variable de ajuste de la economía nacional con el mundo. Un TCR fijo en Georgia fue exitosa por que los capitales vienen de fuera, pero se ajustan al mercado y luego se van.

El problema de los TCR fijos genera costos, no absorben adecuadamente los choques externos, presiona a la baja los precios y salarios. Felizmente en Panamá funciona pero no recomendaría que se aplique en todas las economías pues son diferentes en realidad y mecanismos de políticas. Por ejemplo, el caso de Argentina con un TCR fijo hizo embalsar los precios de los bienes transables pues al momento de romper con el plan de convertibilidad se elevo el tipo de cambio nominal tres veces.

En el caso chileno, el tipo de cambio real fue fijo en plena crisis de la deuda latinoamericana en 1982 donde los precios internos subieron, pero como no se ajustó el TCR fijo, se tuvo que devaluar en 30%. Cuando uno observa lo que sucedió en Corea del Sur durante la crisis del Asia en 1998, fue mucho más rápido su ajuste que Chile pues este demoro solo 2 años en salir de ella contra los 6 años que duró en Chile. Pero Chile mejoró mucho desde 1985 al igual que Canadá donde fue exitosa la paridad del dólar con el de EEUU.

Mas fotos aquí

Foro 100 Años de Dolarización sin Banco Central, Fundación Libertad, 12/Nov/2004, Panamá

Otras Noticias