blog | 19 agosto, 2004

¿Problema de sobreoferta de dólares?

ILE

El dólar se está yendo en picada. Muchos economistas y políticos preocupados reclaman que el BCR salga a comprar dólares para frenar dicha caída. Sino fuera más que suficiente tener miles de intervenciones estatales diarias y desacertadas, ahora quieren que se fije el precio del dólar al gusto de los exportadores. Todas las soluciones escuchadas hasta ahora no hacen más que proponer una y mil veces soluciones muy alejadas del mercado. Pero es curioso; los neoliberales no quieren dar explicaciones si haber fomentado las exportaciones a una cifra record de 10,000 millones fue en el peor de los casos el causante de tal descenso del dólar.

Pero una propuesta liberal al respecto no pasa por más o menos intervención del BCR. Por lo escuchado hasta ahora, da la impresión que son un par de economistas neoliberales sensatos que no solo circunscriben el problema a una sobreoferta de dólares. A decir de ellos, se tiene ya demasiada intervención del BCR –alrededor de US$2,000 millones comprados- como para soportar una intervención de esta magnitud en una economía bastante monetizada. Pero todavía queda la incertidumbre si realmente el mercado puede corregir la supuesta oferta excesiva de dolares.

Me inclino a considerar una propuesta diametralmente opuesta que pretende corregir este pequeño desajuste temporal atacando un lado descuidado en el análisis. Me refiero a la demanda de dolares, que es precisamente lo que el neoliberalismo no quiere solucionar. Sino fuera por que hay muchos neoliberales monetaristas la discusión habría empezado por considerar mecanismos de comercio exterior para solucionar este problema. Como los neoliberales no son en realidad liberales jamás propondrían una derogación arancelaria a las importaciones para reactivar al demanda de dolares.

Lejos de lo que se presupone, los dólares ahora baratos, que sirven para financiar las importaciones, contribuyen a una mayor competencia, descenso de los precios, aumento del poder adquisitivo y una recuperación de la competitividad empresarial. Claro que, proponer esto puede resultar una herejía entre los estatistas neoliberales pero seguro que los técnicos del MEF consideraran esta opción como lo vienen haciendo al estabilizar el precio del combustible hacia abajo con una reducción del ISC, en cambio esta propuesta liberal estabiliza el precio del dólar hacia arriba.

Dada la naturaleza contestataria de esta propuesta esperemos que sea otra la salida para no seguir monetizando más la economía. Como se ha visto, la oferta de dolares no es el problema, sino que pasa por averiguar por que hay tanta demora en la reacción de la demanda del sector transable de la economía. Mi sospecha  pasa por preguntar si es que no será que hay demasiada rigidez económica derivada de las trabas artificiales impuestas por el estatismo. Es una desafiante pregunta que requiere de mucha comprensión y realismo de los límites que impone el mercado al estado.

Por Jose Luis Tapia, Presidente del Instituto de Libre Empresa.

Entradas Recientes