blog | 26 junio, 2006

Reflexiones post segunda vuelta

ILE

Los liberales deberíamos aprender de las últimas elecciones presidenciales. Ollanta Humala puso en la agenda política al nacionalismo y eso debería ser tomado en cuenta. Ahora es la cabeza de la oposición, con solo 8 meses de campaña. Asimismo, con una prensa en contra, llamándolo fascista, cavernario, expropiador, y asesino, no es fácil entrar en la política con ideas contrarias al neoliberalismo.

Ollanta es un líder que va hacer oposición en la calles. De eso García va tener que enfrentarlo dividiendo a la oposición. Y me parece que la lucha por el poder no ha terminado aun. Ollanta lo sabe y ha tomado la iniciativa de tumbarse al TLC, que es el caballito de batalla que defienden los mercantilistas que se creen liberales.

Sin embargo, en mi opinión Humala ha tenido el coraje pero a la vez el desconocimiento que todo desafío al neoliberalismo no se puede hacer con las mismas armas estatistas que trae detrás su nacionalismo.

Pero realmente el que venció a Humala en estas elecciones no ha sido García sino el mercantilismo como sistema. Debiera arrepentirse por aceptar entre sus filas tecnócratas neoliberales que arruinaron el plan nacionalista original. No observaron que a Humala le fue bien en la primera vuelta cuando era radical no cuando suavizó su discurso para volverse neoliberal en la segunda vuelta. Cometió el mismo error que Lourdes Flores.

Además, no es cierto que el centro siempre triunfa en toda elección. El centro es una posición imaginaria. Lo que ha triunfado no es el centro del espectro político entre derecha e izquierda, sino es el centro del espectro de la izquierda, es decir, entre un socialismo radical vestido de nacionalista como Humala y la izquierda moderada aprista que era Lourdes Flores y Alan García. La derecha no existió en estas elecciones por que no hubo propuesta ni candidato liberal que elegir.

Creo que la segunda vuelta deja bastantes lecciones a los liberales sobre lo que no debemos hacer en política. Los liberales debemos mantenernos firmes y convencidos de nuestra propuesta, aunque nos digan radicales, en cualquier circunstancia. Ojalá que tengamos a un líder como lo tiene el nacionalismo.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes