blog | 16 abril, 2006

TLC Interno

ILE

El debate electoral del TLC con EEUU se ha desviado equivocadamente hacia el objetivo exportador. Decir que el Perú gana cuando exporta es una falacia mayúscula. Los únicos que ganan con esta visión son las empresas exportadoras, pero de allí a incluirnos a todos no hace más que confundir a la opinión pública.

Hasta ahora ningún economista serio ha defendido la verdad. El objetivo final en el comercio internacional no es la venta sino la compra. Extraordinarios economistas como Frederic Bastiat y Henry George dieron buena parte de su vida defendiendo los beneficios de las importaciones durante el siglo XIX. Igualmente, políticos ingleses como John Bright y Richard Cobden dieron una batalla ejemplar en el Parlamento Inglés derogando las leyes que impedían comprar barato a sus compatriotas que enfrentaban una hambruna en el siglo XIX.

El Congreso debe ver al TLC en su aspecto nacional e importador. El envío de mercaderías hacia el extranjero contribuye a empobrecer nuestra economía, no a enriquecerla. Riqueza es consumir bienes y servicios, no de deshacerse de ellas, como hace la exportación por un puñado de dólares.¿Por qué nos quejamos del gas de Camisea cuando es enviado a otros mercados dejando a los peruanos sin comprar este producto?. Siempre el afán exportador se preocupa por enviar lo mejor al extranjero, dejando poco y de baja calidad en nuestro país.

Si los nacionalistas encabezados por Humala fueran consecuentes con sus ideas deberían alentar la llegada de productos baratos y de buena calidad, y si se puede, gratuito o subsidiado. Hacer verdadera patria es permitir que los pobres consuman más, no menos.

Pero el TLC con EEUU es insuficiente. Se necesita un TLC interno, es decir, abrir todos los mercados internos a todos los peruanos. Por que hasta ahora solo se ha abierto el mercado de bienes finales, pero no el mercado laboral, capital y de recursos naturales. Todavía subsisten impuestos altos, y regulaciones que sacan del mercado a los empresarios y consumidores pobres.

Un nacionalista genuino debe interesarse prioritariamente en lograr un TLC entre los peruanos antes que pelearse con los gringos. Un libre comercio nacional elimina la pobreza extrema, aumenta los ingresos y el poder de compra de los pobres. Firmar un TLC interno debe ser puesto en la discusión durante la segunda vuelta.

Por José Luis Tapia, Director de ILE. www.josetapia.pe

Entradas Recientes