blog | 6 julio, 2002

Todos los liberales unidos

ILE

Cuando hay crisis económica sea nacional o internacional los detractores del liberalismo dicen que es culpa del mercado, por lo tanto, hay que cambiar el modelo económico neoliberal. Recientemente, con el derrumbre del siniestro régimen de Fujimori y, ahora último, con la crisis política-económica de Argentina también dicen que hay que cambiar de modelo por ser neoliberal.

Asi los socialistas de hoy -izquierdistas como siempre- de todo tipo, camuflados en diferentes organizaciones politicas, sean como socialdemócratas (aprismo), socialcristianos (ppc-unidad nacional) o ahora último como socialtoledistas -una especie de Tony Blair cholo mas confundido que nunca sin identidad ideológica-, siguen chantajeando a los liberales con el apelativo de fujimontesinista para mantenerlos pasivos y sin reflejos, ante la andanadas de males que se le achacan.

El liberal es un wigh- un partidario del individualismo, un emprendedor en potencia que apuesta por la libertad, la paz y el orden del mercado libre. Si el apelativo se ha hecho popular es por culpa de los mismos liberales que no han sabido explicar mediante un trabajo político coordinado -aunque sea de manera informal- que el régimen fujimontesinista fue mercantilista en lo económico y dictatorial en lo político. En suma, ni ha sido liberal, ni se parece, y no tiene por qué los liberales asumir injustamente los pasivos de un gobierno que violó la libertad.

Los liberales saben que su munición intelectual y técnica es de grueso calibre capaz de tumbarse cualquier argumento socialista y populista en un debate público, y además saben que su propuesta puede convertir al Perú en un país rico, pero ellos saben también que no lo utilizan por temor a ser calificado de neoliberal, y por tanto, de fujimontesinista. Si realmente quieren ganarle en el debate a los socialistas no solo se deben quedar en el campo intelectual o técnico, debe recurrir a los medios politicos como lo hicieron sus adversarios, que ahora andan suelto en plaza e intentan quitar el ultimo reducto que tiene el individuo libre: el mercado.

Los liberales tienen que poner en el terreno político sus argumentos pertinentes contra cualquier forma propuesta colectivista, estatista y socialista. Por ejemplo, deben señalar que los países que han tenido mayor libertad de mercado gozan ahora mayor prosperidad económica que los paises con mercados regulados, como lo señala el Indice de la Libertad Económica, publicado por The Wall Street Journal. Otros descubrimiento que hay en dicha publicacion es que los paises libre economicamente exhiben grandes grados de tolerancia y civilidad que los economicamente reprimidos. También tienen la red mundial de think tanks formada por el Atlas Foundation para consultar a través de internet publicaciones y articulos de políticas públicas y académicas sobre como evoluciona el pensamiento liberal para perder su esencia y muchos liberales salgan de la confusión intelectual e ideológica en que se encuentran.

Tienen la International Society for Individual Liberty (ISIL) para coordinar acciones políticas desde el ámbito internacional especialmente para conseguir entrenamiento político y técnicas para levantar fondos. Por último, tienen al Instituto de Libre Empresa en el Perú (www.ile.pe) que le puede proporcionar un enfoque moral, jurídico y económico de la libertad en sus diversas manifestaciones.

En tal sentido, sugiero que los liberales deben proponerse cambiar las premisas socialistas y populistas vigentes mediante un trabajo político desde una organización estructurada y financiada por empresarios e individuos generosos, que comience su labor en las universidades, medios de comunicación, colegios, organizaciones gremiales e instituciones de la sociedad para contrarrestar los disparates keynesianos, positivistas y colectivistas que arruinan los negocios, aumentan la pobreza y desatan la violencia y manifestaciones sociales en todas partes.

Acuérdense que dichos adversarios utilizan al estado como su instrumento de poder para colectivizar y socializar su ideologia del «bien comun» clavándonos más impuestos y sembrando propuestas que atentan contra la empresa privada, en ellos están implicados deportistas, artistas, intelectuales, profesores, políticos, periodistas, economistas, que dia a dia introducen malas ideas a las actuales y futuras generaciones. Solo los liberales unidos conseguiran un ambiente de paz y libertad, pero se necesita desde ya comenzar a trabajar.

Por José Luis Tapia, Director de ILE, www.josetapia.pe

Entradas Recientes