blog | 1 octubre, 2004

Voto libre o voto obligatorio

ILE

Tuve la oportunidad de participar en el seminario “Reforma Electoral” organizado por la Sociedad de Economía y Derecho de la UPC para discutir, entre otros temas, la obligatoriedad del voto. El expositor central fue Luis Diez Canseco Nuñez, profesor de la UPC,  quien defendió impecablemente la libertad del voto. Durante los comentarios, Jaime De Althaus, situó el problema del voto libre con el hecho que las clases que apoyan a los partidos tradicionales y los intereses especiales serían los principales beneficiados con esta propuesta, ya que nos veríamos perjudicados al ser ellos los que eligan siempre a los partidos tradicionales.

En este aspecto político, tendría razón Althaus, por que no favorecería el cambio y más bien perpetuaría a la izquierda o derecha, que siempre quieren mantener las cosas como están, pero cada uno llevando agua para su molino. ¿Cuál sería la posición liberal?. Por razones de principios y moral se rechaza la obligatoriedad del voto. O se defiende la libertad individual o no se defiende nada. Es blanco o es negro. Y punto. Pero me temo que si a esto reducimos nuestra posición nos quedaremos sin soga y sin cabra. Siempre serán los estatistas quienes ganen en la cancha con mentiras y presupuestos estatales. Creo que el apresuramiento de algunos liberales llevaría a proponer un voto obligatorio por que así evitaremos que no sean los más interesados quienes eligan a los partidos tradicionales de siempre. Por que si el voto es libre nadie iría a votar dado el desprestigio de los partidos.

Creo que hay dos soluciones posibles. Dependerá de la fé más que de la razón. Una es que si confiamos en los talentos de los liberales para la política con resultados positivos al término de varios años. Mientras tanto, serán los estatistas los elegidos. La otra es mantener el voto obligatorio tal como está ahora para evitar que solo sean los interesados del status quo quienes elijan a las viejas fuerzas políticas de siempre, hasta que los liberales puedan alcanzar ese liderazgo reclamado por no pocos miles de personas. Para usted ¿cuál sería el criterio: político o moral? ¿Voto obligatorio o voto libre?. ¿Cuál es la salida?.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes