blog | 22 abril, 2005

Voto obligatorio + políticos actuales=Voto viciado

ILE

Individuos que obligan a otros a tomar determinado curso de acción bajo amenaza de castigo se llama esclavitud. Eso es lo que sucede con la inminente no aprobación en el Congreso del voto voluntario. La oligarquía política quiere que sigamos siendo esclavos suyos.

Los congresistas sepultureros de la democracia se toman para sí el privilegio de obligar a otros a que voten por sus partidos cuando el 98% de la población los detestan. En un supuesto negado que los congresistas tuvieran por unos segundos un destello de inteligencia y aprobaran el voto voluntario. ¿Qué pasaría si en el próximo gobierno nacionalista de Ollanta Humala retomara la obligatoriedad del voto? Muchos políticos como Natale Amprimo y Kuenen Franceza dirían que su gobierno es fascista y dictatorial. Felizmente estamos a tiempo todavía de enmendar el curso de acción pero me temo que los congresistas en la práctica estan trabajando como peones para elegir un próximo gobierno “chavista” peruano.

Si los congresistas no quieren hacer las reformas económicas de fondo para achicar el estado y eliminar impuestos y regulaciones estatales, al menos deberían hacer reformas políticas cualitativamente importantes como el voto voluntario, la no relección congresal, la renovación por tercios, por que su ineptitud esta direccionando espontáneamente hacia su deslegitimación progresiva que va servir de pretexto a los movimientos regionalistas del sur tomar acciones de rebeldía con graves consecuencias como fue en Ecuador y Bolivia. Después no digan los congresistas y sus partidos de la oligarquía política que no se les advirtió de la implosión social que se esta incubando sobre la cual va surgir virulentamente los nacionalismos fascistas. Aunque es cierto que por las veidades del sistema estatista actual poca visión le queda a la oligarquía política en realizar sustanciales reformas políticas para refundar un nuevo sistema político.

Por eso considero que aprobar el voto voluntario sería un acto de humildad de la oligarquía política y de reconciliación con el 99% de población que los detesta. Además, de ser una válvula de escape que impida el resurgimiento de los “chavistas” peruanos. Pero en caso que no fuera así, la ciudadanía tiene el derecho de insurgir contra el sistema político estatista votando viciado en el 2006 para sepultar democráticamente a la actual oligarquía política sin violencia antes que Humala y su partido tome Palacio de Gobierno.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes