blog | 26 diciembre, 2005

La herencia de Toledo

ILE

El Primer Ministro ha dicho que son diez mil los terroristas liberados en los últimos años bajo la actual legislación antiterrorista. Que se podía esperar de este gobierno si desde el primer año de gestión, el Presidente Toledo va a Chile a convencer al presidente de ese país, Ricardo Lagos, para que ambos países compren menos armas. Bueno, Chile no le ha hecho caso al Perú y ha comprado últimamente cien tanques aprovechando el millonario presupuesto que tiene reservado Codelco para sus fuerzas armadas.

A Toledo lo recordaremos como el presidente de la estabilidad macroeconómica y del aumento de la delincuencia y terrorismo. De qué sirve la tener variables macroeconómicas relativamente sanas cuando el orden interno esta amenazado. Qué ejemplo puede seguirse de un presidente que hace caso a la izquierda para desarmar las fuerzas armadas y policiales, con tal de cumplir con la agenda izquierdista de los derechos humanos.

Gobiernos como éste, sin ideología clara y con planes de gobiernos hechos al ritmo de la campaña electoral nunca producen buenos resultados. Que los terroristas se hayan aliado a los narcotraficantes es una consecuencia del gran poder que tiene el mercado de las drogas. Tanto EEUU como Perú no aceptan su batalla equivocada contra las drogas. Así lo han señalado voceros del prestigioso Instituto Cato de Washington, el Premio Nóbel de Economía, Milton Friedman y el psiquiatra Thomas Sazz, quienes han sido claros en señalar que la legalización de las drogas disminuye el problema y no lo aumenta como sí hace esta política de tolerancia cero con la hoja de coca. Corrupción, delincuencia, terrorismo, violencia, y secuestros vienen de la política de la prohibición y del desarme a las fuerzas armadas y policiales.

El narcotráfico y el terrorismo son los principales interesados en la prohibición del mercado de las drogas y de presupuesto “cero” a las fuerzas armadas y policiales. Creo que somos la mayoría los que condenamos el consumo de las drogas, pero prohibirla y desarmar a nuestras fuerzas armadas y policiales no hace más que agravar el problema. Así recordaremos a Toledo: 14 de nota en economía y 01 en seguridad interna y externa.

Por Jose Luis Tapia, Presidente de ILE.

Entradas Recientes