blog | 10 julio, 2006

El pasaje escolar

ILE

El economista francés Frederic Bastiat escribió en su libro “La Ley” de 1850 que “Todos tenemos una fuerte inclinación a considerar lo legal como legítimo, hasta tal punto que son muchos los que falsamente dan por sentado que toda justicia emana de la ley.” No es casualidad que hasta ahora todos asuman como legítimo y justa la Ley 26271 del pasaje diferenciado a favor de los estudiantes, bomberos y policías. Algunos dirigentes transportistas proponen que el Estado los compense como retribución a la subvención y otros que el Ministerio de Educación reglamenten el pasaje escolar.¿Cuál es el fundamento por el cual reclaman los estudiantes el pasaje escolar?. Según ellos, es un derecho adquirido.

Los liberales estamos de acuerdo que no puede existir un derecho para cuya realización sea necesario violar el derecho de otras personas. Cuando los estudiantes reclaman su pasaje escolar tienen que violar necesariamente el derecho de los transportistas. Así como todo derecho tiene como contrapartida una obligación, los estudiantes al reclamar su pasaje escolar los transportistas tiene el deber de subvencionarlos. ¿Entonces, para  qué sirve el derecho a la propiedad privada del fruto de mi trabajo si ya de antemano hay alguien que va reclamar que es dueño de una parte de mis ingresos?.

Sin embargo, la razón de fondo es que el estatismo económico del actual modelo neoliberal empobrece de tal manera que los padres de familia no les alcanza sus ingresos como para poder comprarse un auto y llevarlos al colegio o en el peor de los casos no les alcanza su presupuesto por un pasaje completo.

En este caso los estudiantes y transportistas deben luchar juntos contra el estatismo económico que los está empobreciendo. Para frenar la descapitalización, aumento de los combustibles, lubricantes, llantas, autopartes, y no seguir con soluciones parches, como los subsidios, pases libres, pasajes diferenciados, etc. hay una sola salida: impulsar, profundizar y extender el orden liberal. ¿Por qué? Porque permite aumentar los ingresos a los padres de familia  y a los transportistas.

Por ello, la propuesta liberal es en realidad -como dice Manuel Ayau-, la derogación de todas las leyes malas para extender el orden liberal. Sin leyes malas hay menos impuestos y regulaciones y con eso devuelves la justicia y el mercado libre que nunca hubo en el Perú.

 

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes